lunes, 2 de julio de 2007

Órdago a la noticia mal-tratada



Vía notiweb nos llega una noticia publicada en "El economista" sobre fichar científicos de prestigio para relanzar la I+D+i. No voy a discutir el fondo del tema, lo dejo para los comentarios si alguien gusta, pero sí de la forma y tratamiento del escrito.
Echando un vistazo rápido:
- Al título del plan al que se refiere le falta una I, la de innovación, cosa nada baladí teniendo en cuenta que la inmensa mayoría de normativas que se pretenden retocar con este plan hacen referencia a esa última I.
- El programa 13 al que se alude no existe, quizás se refiera al I3. Escribe respecto al mismo "tiene el triple objetivo de estabilizar la situación de los investigadores con experiencia procedentes del extranjero." ¿alguien ve triple objetivo en esta redacción?
- Continúa "Con este triple criterio..." Acojonante (como diría un buen amigo), no sólo era complicado ver un triple objetivo sino que los objetivos ahora se han convertido en criterios, que como todo le mundo bien sabe son sinónimos, apuntad: criterio=objetivo (ejem).
- Las diferencias entre los verbos investir e invertir son notorias, las mismas que el artículo los y el pronombre personal os, pero el fantástico redactor de esta noticia no se ha apercibido.
- Lo anterior en el mismo parrafo que dice que van a a dar BECAS de 15.000 eurazos a DOCTORES, esto se dice cuando hay un Real Decreto (63/2006) que clarísimente señala que los doctores sólo pueden estar en situación de contrato. Ahondando, ¿apostar por la I+D sería pagar a un Doctor casi lo mismo que a un peón de albañil? (leer aquí)

Esto sólo teniendo en cuenta los cuatro primeros párrafos, absoluta ausencia de asesoramiento, contraste información/nombres o de simplemente hacer uso de un corrector ortográfico (ya no hace falta saber ortografía).
Por favor que se recicle el que haya escrito esto porque es de órdago.

órdago. (Del vasco or dago, ahí está). 1. m. En el juego del mus, envite del resto. de ~.1. loc. adj. coloq. extraordinario ( fuera de lo común). Borrachera, calor de órdago.
(foto vía Bajo Palabra )