jueves, 24 de enero de 2008

Élite precaria



En ocasiones el emprendimiento y la innovación se ven ninguneadas sin crédito ni recompensa, en otras ocasiones se les da crédito pero no recompensa. En esta última situación se encuentran dos (de tantos y tantos) jóvenes investigadores que acaban de conseguir otra portada en Nature y que viven en precario, .«Si vas a un banco a solicitar un préstamo para una hipoteca, se ríen de ti», lamenta Pérez-Hoyos, que tiene contrato a tiempo parcial de profesor e investigador. «Lo que necesitamos es estabilidad», dice Hueso, que ha firmado cinco artículos en 'Nature' en una universidad española donde tener uno ya es algo extraordinario." La revista Nature es tan destacada que recibió un reciente Príncipe de Asturias, los jóvenes investigadores que publican en la misma no reciben ni un mísero contrato a tiempo completo.

Esta misma realidad es la que le transmitieron otros jóvenes investigadores a los mismísimos Príncipes de Asturias durante la inauguración del nuevo edificio del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa:

" Otras quejas vinieron de un grupo de becarios que, luciendo camisetas alusivas, entregaron al Príncipe una carta en demanda de contratos laborales."

Esta es la realidad de la I+D española por mucho que el Secretario de Estado de Educación y Ciencia escurra el bulto en sus entrevistas.

Llama la atención que aparezcan promesas electorales como
"Establecimiento de un programa de becas-salario, que aporten el salario mínimo interprofesional durante los cursos escolares de bachillerato [16-18 años] y ciclos de grado medio [FP]".
cuando resulta que la mayoría de los jóvenes investigadores que realizan sus tesis doctorales no cobran ni un duro por su desempeño investigador.
Desempeño investigador y tecnológico que está empezando a ser visto como un capital en esta etapa de cambio económico que estamos sufriendo, etapa en que los analistas financieros empiezan a apostar por "farmacia", "salud", "telecomunicaciones" o "tecnológicas", modelos de negocio en los que la I+D, el emprendimiento, la innovación y el valor añadido del capital humano son fundamentales.

Veremos...
Bendito Forges, como suele.

4 comentarios:

Jordi dijo...

Roke, sólo un apunte: Quintanilla no es ministro sino Secretario de Estado de Universidades e Investigación.

Por lo demás... sigh...

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

Leche...estoy tonto...y eso que la ministra "me mandó" una invitación para inaugurar el CBM y la he puesto a caer de un guindo en alguna entrada ...un mal día...lo resuelvo ya mismo...

surco dijo...

efectivamente el I+D en investigación es una verguenza. Yo no lo he vivido en mis carnes, pero gentes cercanas a mi, Si.

Gilgamesh dijo...

Yo últimamente ando soliviantado con el tema de las acreditaciones ANECA y sus equivalentes autonómicos. Se supone que el espíritu de todo esto es aumentar el nivel y la excelencia del personal docente e investigador, pero, ¿de qué sirve, si luego, como está ocurriendo en mi comunidad, existe eso de las "acreditaciones automáticas" para los profesores titulares que no cumplan con los ridículos requisitos que fija la agencia de evaluación? Es algo de lo que se presume incluso en los periódicos, y que yo no entiendo. Llegaron a la universidad con un currículum inexistente y ahora que han pasado cuarenta años algunos consiguen su acreditación a pesar de no haber sumado ni un sólo mérito más. No hablo de publicar en Nature, hablo de firmar un sólo paper en una revista de impacto, algo que hace cualquier doctorando de 25 años.
¿No debería ser ilegal algo así? ¿No va contra el espíritu de la propia ANECA? Matizaré mis afirmaciones, puesto que no conozco de primera mano esas acreditaciones "por arte de magia" (aparentemente así son), y a lo mejor la cosa no es tan sencilla, y hay una buena razón para que las instituciones obren así. Pero no me negaréis que la apariencia es muy fea.
Quizá alguno de vosotros, que conocéis el asunto, pueda explicármelo si estoy equivocado.