miércoles, 1 de octubre de 2008

Universidad y precariedad laboral

"La universidad no es una fábrica de parados. En realidad, nuestro sistema educativo responde perfectamente a las características de nuestro sistema productivo: baja productividad, economía especulativa basada en el ladrillo y el turismo, sistema de valores centrado en el pelotazo y los concursos televisivos...

La universidad produce lo que la sociedad le pide, y por ello es un fiel reflejo de ésta: burocrática en exceso, con un sistema de gobierno poco eficiente, mal financiada, con resultados difíciles de evaluar de modo transparente, sometida a vaivenes de grupos de presión académica diversos. En fin, las mismas características de muchas de nuestras estructuras sociales y económicas. A pesar de ello, afortunadamente y en condiciones difíciles, nuestras universidades progresan y contribuyen a producir y transmitir conocimiento y valores.

Recientemente, la OCDE en su informe anual nos ha recordado que España bate el récord de titulados sin trabajo acorde con su nivel y que nuestro mercado laboral ya no puede absorberlos. A raíz de esto deberíamos caer en la cuenta de que nuestro modelo económico no es coherente con la actividad de nuestra educación superior: de un lado, demasiados titulados para una economía aún muy lejos de una sociedad del conocimiento que pueda demandarlos; y, del otro, una escasa relevancia de la Formación Profesional, que debiera constituir el núcleo duro formativo en un mercado laboral como el nuestro. En resumen: carrocería de lujo y motor de utilitario.

Más allá de los desajustes de la secundaria obligatoria y la FP, cabría preguntarse si nuestras empresas en general son demandantes de mano de obra propia de una sociedad del conocimiento o, por el contrario, demandan mano de obra para una economía desajustada y simplemente postindustrial. Parece obvio que se trata de lo segundo: el bajo nivel de innovación empresarial, de creatividad o de patentes lo confirman. Este país precisa empresas para una sociedad del conocimiento, empresas que inviertan en la universidad como la mejor estrategia para mejorar. Por el contrario, nuestras empresas están contratando universitarios para tareas que no requieren este nivel, generando tanto frustración profesional para estos titulados como un brutal despilfarro de recursos invertidos en formar universitarios que no podrán ejercer. Para transformar nuestra economía precisamos hacer lo que hacen los mejores: mejores universidades, mejores empresas y, ante todo, empresas que mimen a nuestras universidades para disponer de mejores sociedades."


No lo digo yo, lo dice Ramon-Jordi Moles i Plaza (Director del Centre de Recerca en Governança del Risc. UAB-UOC)...pero, a que os suena...

8 comentarios:

Reithor dijo...

Ole. Me ha leído la mente este tío.

Anónimo dijo...

Notese tambien que este tipo de trabajo es el primero que se exporta a paises en vias de desarrollo en una economia global. El que aun esto no haya sucedido de manera masiva con empresas españolas, indica que existe un intervencionismo estatal y autonomico bestial para que las empresas mantegan estos puestos de trabajo en España. Siendo este el caso, que me huelo que es, por los sintomas observables, entonces porque no gastar algo de ese dinero en incentivar empresas con tecnologias del s. XXI? Pregunto....

La Universidad es pieza clave en todo este tinglado. Una de las piezas sobre la que los ciudadanos a traves del Gobierno tenemos algo de control. Tenemos control en como se financia, estructura y opera este sistema.

Un saludo:
Ana

Joaquín Sevilla Moróder dijo...

Que hay un desajuste entre los empleos existentes y la formación de los posibles trabajadores parece claro. Además debe haber sobre abundancia de universitarios, porque el diferencial de sueldo con quien no tiene esos estudios es pequeño y se ha reducido mucho en los último años.

Pero no todo es "mercado laboral". Yo prefiero un país de ciudadanos mejor formados aunque no lo rentabilicen laboralmente, que un país de camareros con su fp de hostelería estupenda (con todo el respeto para los camareros y para la fp). En este sentido la educación es un bien en si mismo, y nunca hay una cantidad excesiva de formación.

(Me ha gustado el post, así como muchos de los anteriors). Un saludo de un exalumno (y doctorando) de la UAM

Reithor dijo...

Joaquín, me muestro de acuerdo en el valor añadido en cuanto a la realización del individuo que tiene la formación, pero es que eso es la decoración de después de construir la base. El esfuerzo y talento intelectual debe estar proyectado a un incremento del valor añadido, lo que debería estar recompensado de alguna manera. El ser humano requiere de incentivos, uno es satisfacer la propia vocación, pero el reconocimiento externo es el que realmente lleva a la realización personal.

Anónimo dijo...

Al hilo de lo que comenta Ana sobre la exportacion a paises en via de desarrollo de trabajos poco productivos como los desarrollados en España, el que esto aun no se haya producido en masa en España, mas que deberse a intervencion de los distintos gobiernos, no debemos olvidar que las empresas españolas padecen (como la sociedad en general)agarrotamiento geografico: no se mueven del sitio.

La positiva en todo esto sera el inevitable cambio de modelo "productivo" tras este periodo de crisis, baja actividad economica, escasez de liquidez que ademas coincide con la perdida de las ayudas economicas de la UE que hemos recibido durante mas de 20 años. En breve, se pondra fin al de trincar pasta de otros europeos pa gastarlo en arreglar calles, clavar puyazos a turistas por una cerveza y vivir al dia.
El nuevo modelo economico debera tener mas ingredientes industriales y de innovacion, aumentar la productividad, y extender el marco temporal de las expectativas de beneficio economico hacia el medio y largo plazo.
Lograrlo requiere una sociedad comprometida y decidida a ello, pues sino sera esa misma sociedad quien padezca los males de no haber evolucionado.
Evolucionara la conservadora sociedad española?? Que papel ocuparan los jovenes sobradamente preparados : de resposabilidad o tragando mierda como ahora??
En mi opinion, seguir la pista de estos ultimos puede ser una parametro relevante a la hora de analizar ese cambio.
To be continued...
FJ Teran

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

Bienvenido Joaquín, yo también prefiero un país de camareros y taxistas con Tesis Doctoral, pero eso no quita para que sea un reservorio de frustración y una injusticia social. ¿Cómo es posible que haya catedráticos que no saben inglés ni mandar un archivo adjunto mientras hay jóvenes taxistas doctorados?
La queja no creo que vaya por una crítica a la cualificación sino a la injusticia social. Y esa ruptura del contrato social por el que quien más cualificación obtenía prosperaba rompe totalmente el sistema de incentivos. Es por eso que los más jóvenes no se motivan a implicarse en carreras baldías que aseguran esfuerzo y preparación pero no mejoras socioeconómicas.
El sistema hace aguas por eso, porque no existen los incentivos adecuados como diría el profesor S.D. Levitt.

Un apunte off-topic de estadísticas, si se introduce el descriptor "precariedad laboral" en Google Blogsearch sale a día de hoy en primera posición esta entrada, imagino que el haber obtenido en el blog un valor de pagerank de 5 sobre 10 ha tenido algo que ver.

Anónimo dijo...

Hola Roke:

Pero es que ese contrato al que haces referencia no HA EXISTIDO en la España del ultimo medio siglo. Es una de las secuelas de la Dictadura. Las dictaduras no se caracterizan por estar basadas en la meritocracia, sino que al contrario, incentivan relaciones sociales/laborales basadas en el amiguimismo, en el enchufe y en la corrupcion. La desaparicion de la dictadura como sistema politico y su substitucion por una democracia parlamentaria basada en el sistema de partidos lo unico que ha hecho es continuar este legado, porque el acceso al poder en este sistema es exactamente el mismo a lo visto anteriormente. Los votantes unicamente pueden castigar al partido en las urnas y no a individuos especificos. El sistema judicial es el unico que puede limitar este sistema, pero por desgracia el sistema judicial solo puede afectar a las margenes (cuando los casos de corrupcion llegan a la criminalidad). Ademas a esto tenemos añadidos los factores nacionalistas parroquiales en nuestras autonomias, que subsisten con reglas decimononicas porque sencillamente aun no hemos soprepasado nuestra herencia historica del franquismo. No existe desde la clase intelectual española interes/capacidad alguna para educar al personal sobre las reglas sociales que serian necesarias para pasar de una sociedad basada en la corrupcion y el amiguismo a una sociedad con el contrato social al que Roke, haces referencia. Mi diagnostico es que continuaremos como estamos porque la gente joven lo tiene tan crudo que seran absorbidos voluntariamente dentro de este mismo sistema ya que la pertenencia al sistema por la razon que sea te permitira tener una vida mejor. Despues, nadie quiere cambiar las reglas de juego en la mitad del partido

Un saludo:
Ana

Manu, the java real machine dijo...

Aquí hace 30 años se decidió modernizar un país y su educación, invirtiendo para ello mucho dinero en becas que nos permitieron a los hijos de los obreros acceder a la Universidad...

Tantos éramos, que la selectividad se convirtió en un monstruo al que todos debíamos enfrentarnos para poder acceder a la carrera de nuestros sueños.

Pero los mismos que apostaron por formar generaciones de Universitarios, olvidaron algo fundamental... formar a los empresarios para que supieran utilizar a estos Universitarios para mejorar sus empresas.

Y ahora, vemos las consecuencias... profesionales desmotivados, un modelo de negocio anclado en el ladrillo, un país de mileuristas encabronados, hartos de verse limitados por jefes menos preparados y mucho más 'tradicionales' en su forma de trabajar... que al ver su baja productividad (por culpa de la falta de modernización y nula inversión) tan solo se les ocurre mirar a sus trabajadores titulados y culparles de todos sus males... porque 'hombre, para algo sois Universitarios', como si tener a un Universitario trabajando como hace 20 años supusiera mejor de algún tipo...