viernes, 16 de abril de 2010

¿Cuánto valen 4 meses más de vida?


Mi abuela murió de Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA),se mantenía risueña y con ánimo suficiente como para jugar con su nieto a la brisca cuando ya no podía hablar y ni tan siquiera tenía fuerza para sujetar el peso de unas cartas en la mano. La recuerdo cada vez que como guisantes porque la ayudaba a sacarlos de sus vainas, cada vez que veo una máquina de coser antigua porque era sastra o cada vez que suenan unas castañuelas porque me las tocaba al oído. Si alguien me hubiera dicho que pudiera prolongarle la vida un mes más yo habría dado todo lo que tengo, ella seguro habría dicho que guardase el dinero para su futuro bisnieto/a.
Puede resultar odioso hablar del precio asumible o solicitable por un tratamiento que prolonga la vida, pero es algo que se hace. Existe un medicamento de inmediata comercialización que ha demostrado puede prolongar la vida en enfermos con cancer de próstata por cuatro meses como media. Los analistas ya le han puesto precio al tramiento según la tabla que podéis ver arriba, en general se asume un precio de entre 40.000 y 100.000 dólares.
Esto tiene muchas lecturas, familiares, éticas, de costes sanitarios, de calidad de vida, etc...Pero es lo que hay, así de duro.

4 comentarios:

Reithor dijo...

¿Qué es el dinero frente al tiempo? Nada...

Manu, the java real machine dijo...

Muy triste, pero así es para las Farmacéuticas.

Ahora, ojo con el Karma que se gasta muy mala leche y las devuelve... ¿me han oído señores de las farmacéuticas?

La vida no tiene precio, y nadie debería poner precio ni a un solo día más de vida.

Anónimo dijo...

Hola Roke,

Este es un angulo, pero el angulo mucho mas doloroso de esta cuestion es cuantas vidas no se salvan al año en paises en Vias de Desarrollo, que se podrian salvar con unos pocos euros al mes. Ya no estamos hablando de cifras enormes/por vida, pero los Gobiernos, la industria y los ciudadanos en paises mas pudientes ya han tomado esa decision por ellos.

Un saludo:

Ana

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

Por cierto, estoy planteándome hacer un master en farmacoeconomía...