miércoles, 27 de junio de 2007

Bendito FORGES.



Pero no hay que preocuparse más (ejem), ha salido un manual que enseña a las empresas valorar las habilidades de los Doctores Universitarios, tal y como aparecía publicado en ELPAIS Negocios con su noticia ¿Para qué queremos un doctor?

4 comentarios:

aurora dijo...

Me encanta la frase de "se les exige publicar artículos y asistir a congresos pero no resultados de producción" ¿Es que acaso no se le llama producción científica? Parece que el verdadero problema es que hay una imagen muy distorsionada sobre la ciencia, en general.

Anónimo dijo...

MUY BUENA TU APRECIACION AURORA. PRODUCCION SUENA A ACTIVIDAD INDUSTRIAL Y HAY MUCHOS PALETOS, DIGO POLITICOS EN DIVERSOS NIVELES DE LA ADMON.PUBLICA QUE NO ASOCIAN GENERACION DE CONOCIMIENTO (ARTICULOS, COMUNICACIONES) CON PRODUCCION (CIENTIFICA CLARO). PARA ELLOS, SOLO LAS PATENTES SON PRODUCCION EN EL AMBITO CIENTIFICO. DIVULGACION, DIVULGACION, DIVULGACION, DIVULGACION, MUCHA DIVULGACION QUEDA POR HACER EN ESTE PAIS PARA DAR A CONOCER EL MUNDO DE LA CIENCIA Y LA INVESTIGACION, EMPEZANDO POR EL MEC Y LAS CONSEJERIAS AUTONOMICAS COMPETENTES EN LA MATERIA.

anso dijo...

ahm, ¿pero los doctores servimos para algo, a parte de para luchar toda una vida por una plaza universitaria fija?

¡Qué país!

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

Recuerdo haber leído en algún sitio que algunos de los mejores rendimientos productivos corrían a la par que el reconocimiento social. Por ejemplo, en Finlandia el reconocimiento social de un profesor es alucinante, en paralelo el rendimiento académico de sus alumnos era el mejor de Europa.
Aquí in Spain el reconocimento social es para triunfitos (cuidado con las coñas que siempre gano en el karaoke de la PS2), políticos que se defienden en una única lengua oficial europea (el castellano)y promotores/especuladores.
Lo otro (la investigación,esa que salva vidas y osos panda o que ayuda al clima, por poner un par de ejemplos) no es producir, es vivir del cuento.
Seamos conscientes, o los gobernantes se empeñan en incrementar la relevancia social y económica de los investigadores o la entrada sobre Ginés Morata, Príncipe de Asturias de Investigación, seguirá teniendo cero comentarios.