viernes, 10 de agosto de 2007

Beberse la orina es perder los ojos




Uno se levanta y se pone a leer, hay que ser imbécil. Lee a Juan José Millás hacerse eco de la pérdida de los dos ojos de un investigador predoctoral del Instituto de la Grasa (CSIC). En el régimen absurdo bajo el que malvivimos los investigadores in spain la noticia no es ninguna novedad, investigador no contratado sino con beca bajo el brazo (a veces llamado estudiante) desempeña una labor calificada de trabajo que no quería realizar el personal contratado de mantenimiento y se queda ciego, menudo dislate. La Audiencia Nacional ha dictado una sentencia que obliga al pago de 750.000 euros a la víctima, víctima de un accidente con responsabilidades y víctima del sistema científico español.... "al no existir relación laboral con el CSIC cuando se produjo el accidente, dada su condición de becario, no puede acceder al régimen de prestaciones del sistema de la Seguridad Social, en virtud del reconocimiento de incapacidad permanente en cualquiera de sus grados", como siempre...relación laboral sujeta a interpretaciones. El joven investigador pidió responsabilidades penales a la ex directora, el gerente y el conserje del Instituto de la Grasa por un delito contra los derechos de los trabajadores, así como por un delito de lesiones.
Para algunos esta noticia será novedad, como aquella de los profesores de Universidad acusados de robar a sus discípulos. Pues no lo es, a mediados de 2005 otro joven investigador sin contrato se bebía su orina, tosiendo exhausto, afónico de aullar de dolor con dos piernas rotas en el fondo de un barranco. Estaba realizando tareas de investigación para la Universidad de Santiago, la cual se lavó las manos tras el accidente, ahora está pendiente de juicio. El joven investigador está pendiente de que no le rebanen las dos piernas.
Todo es consecuencia de lo mismo, de la normativa y usos vigentes.
Quizás beberse la orina y perder los ojos no sean buen ejemplo del absurdo sistema pseudolaboral que vivimos precariamente en Ciencia. El 6 de Septiembre de 2004 fallecía accidentalmente en Zaragoza un investigador de 23 años que trabajaba como becario de la Universidad, las estúpidas excusas del Sistema se pronunciaron en el Palacio del Congreso de los Diputados. Pero, "agua pasada" dirá algún cínico, en junio de este año fallece una joven investigadora de la UPM en Etiopía, se llama Margarita...las gotas son lágrimas...suma y sigue...
ACTUALIZADO 13-08-2007: No pasan dos días sin que algún posgraduado viva una pesadilla. Almudena ha interpuesto denuncia "por acoso sexual, detención ilegal y por un delito contra los derechos de los trabajadores."

9 comentarios:

cornelio dijo...

pues sí, nada nuevo en el horizonte... la pescailla que se muerde la cola, ¿no?... de vez en cuando habría que mandar una inspección de trabajo a ciertos departamentos a ver si así empiezan a caer responsabilidades... eso o dejamps de investigar "que tú estás aquí porque quieres"...

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

Sí Cornelio, nada nuevo. Al hilo de "que tú estás aquí porque quieres", también están porque les dejan... si les dejan será porque interesa, si interesa será porque hacen algo, si hacen algo producen, si producen y el beneficio no es EXCLUSIVO trabajan. Y volviendo al principio, si les dejan hay responsabilidad en el hecho de dejar. Un millón de euros, dos ojos y una vida en oscuridad de responsabilidad.

David dijo...

Lo que me indigna es que no haya responsabilidades penales. A nadie, ni contratado, ni becario, se le puede obligar, y ni siquiera permitir, que haga esa labor sin condiciones de seguridad. ¡Responsabilidades penales ya!

Fienna dijo...

Pues a mi las responsabilidades penales no me dejan nada tranquila, todo seguirá igual si no hay un sentimiento común de rechazo entre la comunidad investigadora (veasé, jefes, catedráticos, y demás responsables de dichos investigadores predoctorales). Castigar y prohibir no son soluciones sino remedios cuando el mal ya está hecho. Entre los investigadores se debería ver como algo vergonzoso el aprovecharse laboralmente de los estudiantes, y el vacío profesional al que se enfrentarían les haría pensarselo dos veces antes de tener a alguien realizando tareas que no le corresponden. Si lo hacen es porque está moralmente aceptado entre sus semejantes, y esto es lo primero que hay que cambiar.

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

La moral campa a su libre albedrío en este caprichoso mundo...poca moral inmobiliaria conozco, poca moral bancaria, poca moral ciclista, poca moral política, etc... No se, me quedo en un primer momento con lo penal y seguido ya intentaremos remover conciencias...

Fienna dijo...

Pues yo no puedo estar más en desacuerdo. Hay países como Inglaterra en los que los profesores no entienden que una persona copie de un compañero. Por supuesto está castigado, pero realmente nadie lo hace por el estigma que acarrea este comportamiento entre compañeros y profesores, más allá de prohibiciones y castigos. Podrán meter un puro a quien "contrató" ilegalmente al becario, pero como diría Rutger Hauer, "Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia". Al final solo quedará nuestra conciencia, y si todos pertenecemos a una misma comunidad su moral también nos concierne ya que es la que trasmitimos al exterior.

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

Fienna, en Inglaterra no han tenido un Lazarillo de Tormes o un Guzman de Alfarache. A lo que voy es que la picaresca abunda y bajo su manta se tapan muchos, de ahí que cada uno adapte su moral. No creo conocer a nadie que no tenga programas pirata en su ordenador personal, tampoco lo vemos tan moralmente reprobable in spain...en cambio en Alemania no daban crédito a que esto ocurriera, imposible para su mentalidad. La moralidad depende en cierta medida de la cultura y para cambiar la primera debes influenciar la segunda por ejemplo por la vía penal. Ejemplos se me ocurren varios relacionados con cambios normativos: ley de genero, violencia doméstica, incluso la ley china que les impide escupir en la calle. Lo moral sólo nos queda claro cuando está asentado en la cultura y la cultura muchas veces sólo nos entra por la vía normativa. Opino...

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

Por cierto, recien leo de un amigo psicólogo aquí en referncia a otra historia, "La moral común a todos los cuidadanos, que es la única que podría ser impartida desde los colegios públicos, o bien no existe o bien es tan limitada que sería básicamente equivalente a renunciar a la educación moral desde la escuela."

Blanca Oraa dijo...

Es tremendo que haya tanta injusticia y los que tienen el poder no lo reconocen.