miércoles, 27 de febrero de 2008

Despedida institucional universitaria


Ya sólo estoy en funciones. Abandoné la Junta de Facultad y sus comisiones, abandoné el Consejo de Gobierno y sus comisiones, abandoné el Claustro y sus comisiones.
Vislumbro que las razones por las que me metí en la representación universitaria de un colectivo como el de jóvenes investigadores fueron dos básicamente, por inercia y por amigos. La primera es un poco banal, lo reconozco, pero es la que es y se repite en todos los lugares y en todos los ámbitos, en las costumbres, en los negocios familiares, en tantas otras cosas. Inercia derivada de haber sido interlocutor con el poder inmediato desde niño, de mediar ante la profesora para permitir salir al recreo en las clases libres de la EGB, a solicitar al Jefe de estudios de BUP la venia para salir del recinto escolar al alumnado, a alargar la nocturna (a veces mañanera) hora de regreso al hotel en el viaje de COU, a discutir por el cambio de maneras de evaluación en la carrera, a solicitar mejoras laborales en los jóvenes investigadores. Una dinámica continuada, una especie de inercia...
La segunda razón es más poderosa, tengo multitud de amigos, amigos brillantes y otros menos durante la carrera, amigos en casi todas las facultades, áreas, situaciones y vinculaciones. Amigos con beca en Rectorado, con la Defensora, en el COIE, de la FUAM... amigos en laboratorios y despachos, contratados como técnicos, como personal en formación o como personal docente....amigos ninguneados por sus directores, otros maltratados y otras acosadas... amigos montando juntos proyectos empresariales en la propia UAM....amigas embarazadas amenazadas en su laboratorio, otras jugándose el tipo sin tan siquiera contrato ni inclusión en riesgos laborales...amigos enfermos sin visibilidad en los servicios sanitarios, amigas sin facilidad de asistir al ginecólogo en igualdad de condiciones con otras contratadas....amigos explotados y engañados, amigos en situación de fraude laboral...
Todos estos amigos (alguna bella pareja también) los hice directa o indirectamente vía la Universidad Autónoma de Madrid. Viniendo desde Guipuzcoa a la capital con 18 años la situación más clara e inmediata de hacer vida social fue evidentemente hacer amigos en la propia Universidad que elegí. En definitiva, mi realidad se construyó a partir de la UAM, por lo tanto era también consecuente el defender no tanto a mis amigos como las realidades que mis amigos, y uno mismo vivimos, en presente y en pasado...intentar cambiar las injusticias, mayores o menores.
Durante varios años y de manera muy especial en este último (gracias a que ya terminé con la parte experimental de mi doctorado) se intentó dar la vuelta al calcetín, mejorar la situación de los menos representados, de los más jovenes de la base académica/investigadora de la universidad, hacer un poco de justicia académica, social y laboral.
Con todas las ayudas; jefes, compañeros, amigos y conocidos no lo hemos conseguido... por una mezcla de incapacidad propia, inmovilismo superior, costumbres arcaicas, frivolización ajena y otras muchas que no soy ni capaz de imaginar.
Lo intentamos con ganas, asistiendo monacalmente a las reuniones, participando en los actos, preparando dossiers e informes, enviando múltiples cartas, estudiando la legislación nacional y europea, haciendo comparativas con otras Universidades, indagando por los ministerios, hablando con Rectores y diputados, con defensores del universitario y abogados laboralistas, discutiendo a gritos con vicerectores de los que dependía la propia manutención...sonriendo y guiñando el ojo, abroncando y rogando, preguntando e informando, charlando de lo humano y lo divino.
No ha sido suficiente, ni de lejos, pero era buen momento de pasar el testigo, ya conozco los botones, luces y palancas de la Universidad, era mejor que más gente conociese la mecánica interna, de apartarse a un lado. Mi voz y mi palabra ya se la conocían cual estribillo, quizás con otras voces (las de los nuevos representantes), con otras palabras, con los mismos argumentos y similar realidad encuentren la manera de transformar a mejor la realidad de la Universidad... mi realidad, sobre y alrededor de la cual se originó mi mundo personal, social y laboral.
Buena suerte a los nuevos.
Por ahora sigo aquí, ya sabéis, en la UAM.
Roke a veces, otras Iñaki.

P.D. La foto, con amigos, como siempre.

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno amigo, pues muchas gracias por lo divino y por lo humano, por las broncas y los agarrones, por lo conocido y por lo conocer. la realidad actual seria muy distinta si no hubieras aparecido tu por la UAM. Los que vienen de tras, mas que arrear tienen un buen precedente de quien servirse como referencia. todo esto, mientras se te abren nuevas puertas. Las siguientes, yo diria que la de rector, no?? ;-p
besakarda bat giputxi

Jordi dijo...

Bueno, todo llega, las generaciones pasan, y es bueno dejar paso a la siguiente hoja del árbol, renovada y con nuevos bríos. Además, mucho me temo, por lo poco que deduzco desde que te leo, que seguirás dando la brasa "por los pasillos".

¡Ánimo!

Aurora Gómez dijo...

Si empiezo a darte las gracias por todo no acabo... de modo que ¡Gracias!

silvando contento dijo...

¿Donde es esa foto? ¿Que hacemos con traje?

Vasco, te has matado por la causa. Más alla de lo que a mí siempre me pareció razonable. Enhorabuena por ser tan tenaz, tan constante en tus principios o tan tozudo. O mis más sentidas condolencias, por lo mismo.

En cualquier caso, gracias. Por esto y por todo lo demás.

Anónimo dijo...

Gracias Roke por el importante trabajo que has desempeñado estos años y por tu compromiso, adquirido por cariño y simpatía, hacia los problemas del colectivo de investigadores de la uam. Siempre serás un referente para quienes te suceden. Delia Manzanero.

Elisa dijo...

Gracias por el empujón para entrar en tu inercia. Gracias de veras, Roke.

eulez dijo...

Pero sigues con el blog, no? Esta bien eso de dejar paso a los demás, es algo que deberia hacer todo el mundo...

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

Un fuerte abrazo a todos, dos fuertes besos a todas.
Silvando tiene razón, dedicarse por completo a algo tan intangible sin una posición encumbrada es un suicidio científico, ocupa demasiado tiempo. Por suerte,a partir de ahora, lo que hacía uno lo harán 10, es un buen reparto que no sacrifica a nadie, es un equipo plural que funcionará.
Es curioso que un par de Vices me comentaron que siguiera con el blog, que tanto en la información como en la crítica era útil.
Ya se verá.
Nos vemos; segoviano, jordi, guarderías, Edimburgo, Bajopalabra, presi, eulez...

Reithor dijo...

... bueno, me uno a la gratitud mostrada, por esta dedicación a perseguir objetivos que desalentarían a más de uno. Y de dos.

Nos leemos, y si se tercia, unos tercios compartiremos, nunca se sabe.

Marcos

Anónimo dijo...

Bueno Roke, qué entrañable despedida. Muchas gracias por estos años de compromiso institucional y gracias también de antemano por la ayuda que te pediremos y (espero) que no nos negarás a los que hemos tomado el relevo. Seguro que en los nuevos proyectos que ahora te ocupan pondrás la misma pasión y el arrojo que siempre has demostrado en Consejo de Gobierno. Un abrazo.
Valerio

Anónimo dijo...

Hola Roke:

Dices con esto que dejas el blog? Pues se te echara de menos, la verdad. Me alegra el haber tenido la oportunidad de toparme contigo en el ciberespacio, y de haber conocido una faceta de tu vida y de tu compromiso. Mucha suerte en el futuro en aventuras venideras.

Zorionak eta hurrengo arte!

Ana

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

El blog no se suspende, se transforma algo y quizás se relaje.
Se transforma de manera inevitable porque ya no existe el nodo centralizador al que llegaba toda la información, desde la más banal directamente emanada de comisiones a las diversas quejas y problemáticas directas de gente que me escribía.
Eso sí, cualquier nuevo representante que desee utilizar el blog como escaparate o como foro sabe que sólo tiene que mandarme algo.
Nos vemos...

montxuso dijo...

Bueno vasco, me alegro por ti y lo siento por ellos. No me cabe duda de que estos años (pese a verlos en la distancia) has sido un gran altavoz de los exprimidos y un gran grano en el ojete de los bebedores de zumo. Pero ya va siendo hora de dedicar un percentil mas a tu carrera, porque este blog perdería si en tu perfil pusiera"..actualmente dirijo la seccion de congelados de una multinacional.."
Eso es en la boda de Jaime?

Salud y república

¿vamos preparando disfraz para el hobbit?

AJ dijo...

Gracias Roke por ponerle voz a los que pensaban no la tenían, y ayudarles a defender su derechos. Y gracias por sacar los trapos sucios de una institución desde una posición comprometida y en la que muchos no se la jugarían.

Y que sepas que mientras mantengas el blog, seguirás recibiendo visitas desde Cornell.

Un abrazo,
Antonio

Anónimo dijo...

Vaya tres bellezas...No sé con cuál me quedo

Anónimo dijo...

Puedo asegurar y aseguro que te has dejado la piel, has puesto todo el esfuerzo, tiempo y lo que es más importante toda la ilusión del mundo durante este tiempo y no dudo que seguirás haciendolo, aunque de forma más relajada, gracias por ser así, un ejemplo para los demás en tu tenacidad y constancia, no te ha amedrentado ni los portazos en la cara, ni los regios muros, ni los oidos sordos...haciendo propios los problemas de los demás, el mundo brillaría más si en él hubiera más personas como tú.
Hagas lo que hagas en el futuro triunfarás.
Desde tu otra esfera.

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

Cornell, un abrazo, lo de sacar los trapos sucios y jugársela creo que viene de asumir en ocasiones una especie de anaideia, interrumpida por momentos de estoicismo y de autarquía..."Alejandro le ofreció cualquier favor que Diógenes quisiera, a lo cual Diógenes le pidió que se apartara del sol ya que le impedía disfrutar de él"

Al estimado en Cristo anónimo de las tres bellezas es para partirle la cara porque pocos ejemplos tan evidentes quedan de "el hombre cual oso, cuanto más feo más hermoso"
Al estimado en Cristo Anónimo del 4 de Marzo señalarle mi más marcado fracaso en intentar cambiar las cosas, pero intentarlo prometo que lo intenté.
A todos, una caña cuando gustéis.