lunes, 4 de febrero de 2008

Permitidme tutearos, imbéciles.


Ahora que ha sido captada vuestra atención sabed que el título es de un artículo crítico sobre educación de Perez Reverte, no tiene desperdicio...

"Cuadrilla de golfos apandadores, unos y otros. Refraneros casticistas analfabetos de la derecha. Demagogos iletrados de la izquierda. Presidente de este Gobierno.

Ex presidente del otro. Jefe de la patética oposición. Secretarios generales de partidos nacionales o de partidos autonómicos. Ministros y ex ministros –aquí matizaré ministros y ministras– de Educación y Cultura. Consejeros varios. Etcétera.

No quiero que acabe el mes sin mentaros –el tuteo es deliberado– a la madre. Y me refiero a la madre de todos cuantos habéis tenido en vuestras manos infames la enseñanza pública en los últimos veinte o treinta años. De cuantos hacéis posible que este autocomplaciente país de mierda sea un país de más mierda todavía..."


Está feo eso de hablar de la madre ajena, pero gracia sí que tiene.
En esto de la Educación Superior el último debate es el de un posible cambio del calendario académico, debate que he tenido la posibilidad de vislumbrar en el Consejo de Gobierno de la UAM.
Angel Gabilondo Rector, hace tiempo (años) viene defendiendo la idea de la poca idoneidad del calendario académico actual, acertadamente en mi opinión. En la UAM procuró implicar a las distintas instancias en experiencias piloto con un nuevo calendario, pero no cuajó, parecía (según recuerdo) que un par de Facultades iban a asumir el reto pero al final se disculparon y se echaron para atrás. El Rector infatigable, una vez aupado a la presidencia de la Conferencia de Rectores lo ha vuelto a sacar a la palestra, en concreto solicitando adelantar un mes la universidad y cambiar los exámenes de septiembre a junio, razones no creo que falten, en mi experiencia personal el porcentaje de suspensos de Septiembre y el haber tenido el examen de la asignatura dos semanas después de los reyes magos creo que son dos buenas razones.
Al parecer, una propuesta similar a la que lidera el presidente de Rectores fue probada y desechada en Salamanca. En la actualidad las organizaciones universitarias de alumnos tampoco parecen muy por la labor.
La ministra de Educación y Ciencia también ha tenido que posicionarse, muy política:
"¿Qué opina sobre la propuesta de modificar el calendario universitario
>hecha por el presidente de la CRUE, Ángel Gabilondo?
>
>Es una cuestión que la CRUE ha planteado y que al Ministerio nos parece
>digna de ser estudiada. En todo caso, la definición del calendario
>universitario, salvo el inicio del primer curso para el que se necesita un
>acuerdo general, es competencia de las propias universidades
."

De no conseguirlo como presidente de la CRUE se postula a Ministro, me da a mi.

Confío que se implique lo mismo en solucionar el subempleo reinante en las universidades y en la firma de la Carta Europea del Investigador siguiendo el ejemplo de otras Conferencias de Rectores Europeas. Soñador que es uno.

7 comentarios:

Donato dijo...

Sin dudas curioso.

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

Apuestas a que el anterior es un comentario al azar...Corto, indefinido y asumible en cualquier situación, lo escribes, te pasas por 50 blogs en español al azar, lo colocas en la última entrada y voilà, 50 egocéntricos bloggers se pasean por tu perfil y tu blog.

Reithor dijo...

Yo no hablo al azar, quiero decir que aquí se empieza en Agosto y los semestres están bien definidos: el de otoño acaba antes de las vacaciones navideñas, el de primavera acaba en mayo, y el de verano acaba en principios de agosto; si bien este los "undergrads" no suelen hacerlo salvo que hagan prácticas o historias así. Y le veo mucho más sentido, ya que cuando acabas un periodo lectivo tienes unas vacaciones considerables y empiezas con el comienzo en lugar de tener el chip de empezar y tener que acabar un semestre. Traslocación ya!

El artículo de Reverte, me lo leo cuando tenga un rato libre, tiene buena pinta.

Topo Universitario dijo...

Se les llena la boca con la autonomía universitaria y, cuandoles dan opción de usarla, reniegan de ella. Autonomía es que no todos tengan que hacer lo mismo. Es de cínicos promover lo que no uno no ha sido capaz de aplicar en su propia universidad.

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

A mi me suena más cabal lo que comentas Reithor que no que tras la resaca de marisco les demos dos clases y luego les examinemos.
Perez Reverte no tiene pelos en la lengua, no...

Anónimo dijo...

mientras las empresas consideren igual de valido el titulo de licenciado en economia por la uam como el obtenido en un curso CCC, las unis no se tomaran en serio ni la excelencia ni su aportacion a la sociedad (definiendo unos planes de estudios mas acordes a la realidad) . si en asuntos de menor importancia como el de definir un calendario academico hay estas discrepancias en lo tocante a lo que tiene toda logica, que rector o ministro estaria dispuesto a meter el cuchillo en el reparto de la tarta "aspectos de los contenidos docentes"??
cuanto cutre, mezquino y falta de decision en la administracion universitaria.

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

Estimado en Cristo anónimo, buen apunte con el que coincido, si no es el dentido común sino la comodidad y la costumbre lo que prima ¿cómo demonios vamos, no ya a mejorar, sino simplemente a evolucionar? a golpe de Real Decreto es lo ùnico que se me ocurre...Real Decreto que como todos sabemos con las leyes van diez pasos por detrás de la realidad y 100 pasos detras de la necesidad.
Lo del conflicto español con la excelencia es de serie cómica de dibujos animados producto del café para todos. Lo que ocurre es que para los pocos puestos de alta cualificación necesarios en este enladrillado país hay miles de titulados superiores, tantos que siempre conoces al hijo/sobrino/amigo de un candidato, pues nada, para dentro. La excelencia no se valora, no hay oferta suficiente como para valorarla. Tan sólo pensar que las universidades minusvaloran a sus propios egresados, con eso ya...
Lo de los planes de estudio lo voy a tratar en entrada propia a raíz de un post de Pere.
Hay otra cosa que preocupa, las élites políticas no se acercan ni de lejos a élites intelectuales, ¿adónde vamos con unos líderes políticos que hablan menos idiomas que la media? Pues esto extendido a todo, la cultura del da lo mismo.