martes, 17 de febrero de 2009

Hora Cero Ley de Ciencia, historicidad

En las entradas anteriores he procurado esquematizar (partes I y II) de forma breve lo que cuenta el nuevo borrador de la Ley de Ciencia, con comentarios de gente diversa, incluidos sindicatos. Aquí procuraré dar la última vuelta de tornillo. Previamente diré que la Ministra Cristina Garmendia me resultó un agente fundamental para cambiar en I+D desde el gobierno, su bagaje es diverso y no especialmente sujeto a clientelismos del sector público, pero creo que llegó tarde, en la anterior legislatura podría haber servido de algo en fase económica de dinero a espuertas.
En su día ya comentamos algunas previsiones de los palos que iba a tocar, bastante acertadas visto lo visto, después de todo eran escritos de la actual ministra y de su Jefe de Gabinete (arrastrado desde ASEBIO).
El concepto de joven empresa innovadora que se comentaba en los informes ASEBIO (asociación empresarial de la que fue presidente la ministra) parece que le queda bien poco, el régimen fiscal favorable para la I+D ya está presente en el borrador en varias de sus disposiciones, así como nuevos incentivos para el mecenazgo.
Quintanilla, anterior secretario de Estado, señaló que:
”Los cambios en la Ley de Universidades permitirán que los investigadores que tengan resultados aplicables puedan crear una empresa para llevar la innovación al mercado y luego, si lo desean, volver a la universidad”.
Como sabemos esto no se realizó en la reforma de la Ley Orgánica de Universidades, en el actual borrador de Ley de Ciencia queda más claro que el agua, las Universidades pueden crear empresas y éstas pueden estar llevadas por personal de la propia Universidad de excedencia.
La búsqueda de la internacionalización también queda bastante clara en la ley y en escritos anteriores.
En general se puede decir que la Ministra está persiguiendo con ahinco las ideas del sector de I+D que más claras le quedaron durante su trayectoria, plasmadas en la documentación pertinente.
A los recursos humanos no les encuentra acomodo ni solución. Probablemente tal y como señala Ana en uno de sus comentarios no parece que se pueda aspirar a tener iguales o mejores condiciones laborales por nuestra simple comparación con la meca de la I+D y del negocio del valor añadido...EEUU. Los recursos humanos en un sistema sin tejido de I+D son prescindibles, así de claro. De ahí que lo que adelanta el borrador de la Ley sean penurias laborales, contratos en prácticas y eternas etapas formativas.
Hablando de I+D y negocios sobre valor añadido, hay noticias que me ilusionan, como la puesta en marcha de una novedosa empresa bio-farmaceútica captando casi 4 millones de euros, Aura Biosciences.

1 comentario:

Juan dijo...

Diría que te has enamorado de esta chica. Que benigno eres ;-)