lunes, 14 de junio de 2010

M51



Es curioso que a cosas tan bellas las nombremos por un número. La última clasificación que nos queda cuando no se nos ocurre otra cosa es numerar, para Hacienda somos un número asociado a un número de cuenta y a un número de la seguridad social, cada día más...
Todavía recuerdo cuando de pequeño era el número 39 en la clase.
Debríamos darle otro nombre a M51.

5 comentarios:

Reithor dijo...

Hay a quien le asignan el nombre de otro, muerto y supuestamente ilustre, como a un Juan de la Cierva o a un Ramón y Cajal... ¿qué es peor, una matrícula o una copia?

Gabuto dijo...

Galaxia langostino

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

Venga ya, dónde leche ves el langostino Javi?

Gabuto dijo...

Hombre,crudo,ya perladito y enrolladito para hacer sushi

Juan dijo...

Es claramente un caracol