lunes, 27 de septiembre de 2010

Cerebros a la fuga



Yo me fugué unas semanas a Vietnam, pero veo que las cosas no cambian y que hay gente que tiene que fugarse por razones mucho menos lúdicas:

"Mi historia es como la de muchos jóvenes que nos hemos visto obligados a emigrar a otros países porque el nuestro nos da la espalda.


Como yo somos muchos, rozando la treintena, sobradamente preparados y totalmente dedicados a nuestra profesión. Pero en cambio nos sentimos perdidos, totalmente incomprendidos. En España no podemos sentirnos orgullosos de nuestros logros, ni de ser un colectivo tremendamente apreciado en el resto del mundo...no, en España nos sentimos pequeños y maltratados porque deberíamos ser la élite y tenemos que esconder que somos doctores.

Podria borrar mi nombre y esta historia seria aplicable a muchísima gente que quisiéramos volver a nuestro país y estar al lado de nuestras familias mientras avanzamos en nuestra profesión. Tengo 31 años y no he cotizado ni un solo día en España. Hablo castellano, catalán, inglés, francés e italiano. He hecho estancias en innumerables laboratorios. Soy una experta. Soy licenciada en Biología y doctora en Microbiología. Tengo dos postdocs, uno en la Universidad de Harvard. Y aun así solo mi familia siente orgullo de mi esfuerzo, de tanto sacrificio, de tantos dias que he invertido en formarme... días que les he privado de mi presencia.

Y en mi propio país me siento pequeña, insignificante. Mi título no vale nada. No se me trata con respeto ya que nunca podría tener un empleo digno, ni cobrar lo suficiente para vivir independientemente. Ni mucho menos para comprarme un piso o plantearme tener hijos.

Yo decidí marcharme en busca de un futuro mejor, como tantos inmigrantes que llegan a España para poder sacar adelante a sus familias. En la distancia me he perdido reuniones familiares, celebraciones de cumpleaños, el poder tener a un amigo que te abraza cuando todo te falla. Soy como tantos otros que hablan con sus familias por videoconferencia, que ahorran para poder volver a casa por Navidad, que no pueden evitar soltar una lagrima cuando les dejan de nuevo. Muchos amigos míos, también doctores, decidieron quedarse porque el dejar a sus familias les resultaba muy duro y han vivido un autentico periplo viviendo como mileuristas con contratos precarios de la Universidad... jóvenes sobradamente preparados y grandes científicos.

Algunos dirán que he tenido suerte porque he seguido mi sueño pero llevo seis años fuera de España y mi sensación de desarraigo es enorme. Tal y como están las cosas quizás nunca pueda volver allí para quedarme.

Tengo 31 años y estoy enriqueciendo científicamente a un país que no es el mio. Soy uno de esos cerebros que se fugan de España.... "


Hay otra cosa que también me queda clara de la lectura de un artículo sobre precariedad laboral, que tenemos un problema de base muy grave,tan solo hay que ponerse a analizar la última frase del artículo:

-Izquierda Unida se desmarca. "Hay que reducir los tipos de contratos y fomentar el empleo mediante inversión pública. Los contratos de prácticas no funcionan, el empresario prefiere coger becarios", apunta José García Rubio.-

En principio uno pensaría que no es más que una de las frases típicas, pero encierra una realidad trágica, desde hace lustros se hace un uso fraudulento de la figura de las becas ¿cómo es posible que un empresario se plantee la disyuntiva de un contrato o una beca? !!!Pero si se parecen lo que un higo a una castaña!!! Pero ya hace años nos acostumbramos a abusar de una figura comodín llamada becario, figura que se ha integrado en nuestra sinrazón colectiva, y entono el mea culpa porque he sido empresario y es probable que lo vuelva a ser.

Cuando me hablan de flexibilidad laboral y reformas laborales me da la risa floja, con el uso y abuso masivo que se hace de la figura del becario en el empresariado español no puede existir una flexibilidad laboral mayor que esa, sólo la de todos becarios o todos en negro.

4 comentarios:

anna dijo...

Con casos cómo estos España nunca saldrá adelante, tanto buscar fuera y lo más preciado ya lo tenemos. Una verdadera vergüenza. Ánimos a todos los científicos, sois geniales!

Chris Stevens dijo...

Es una pena lo que escribes, pero es verdad... conozco a gente preparada que es explotada como becario, incluso teniendo ya experiencia... Y los que se hartan de lo que hay aquí tienen que emigrar ante la falta de oportunidades.

Como dices al final, es gracioso que tú estés produciendo ciencia para otro pais (y cotizando). Es decir, España está educando gente pare enriquecer otros países...

Pero bueno, mucho ánimo, que al menos estarás haciendo algo que te gusta, y espero que esto algún día mejore y tengas oportunidad para volver...

Juan dijo...

http://www.elpais.com/especial/preparados/

Buscando pareja y amigos dijo...

Tienes razon, sobretodo en el ultimo parrafo