sábado, 21 de mayo de 2011

Indignez-vous!


Hace unos meses leía la llamada a la insurrección pacífica de Stéphane Hessel, un alegato contra la indiferencia y la resignación como la que está ocurriendo desde el 15M por toda España con la #spanishrevolution. Sartre sonreiría, "Sois responsables en tanto que individuos".

Hessel nos indica que de la indignación surge el compromiso, la implicación necesaria para cambiar las cosas. Es más, nos da dos motivos sencillos para indignarnos, la vulneración de los Derechos Humanos y la situación del planeta o la inmensa distancia entre los muy ricos y los más pobres.
De esa asunción del compromiso con el cambio surgiría la insurrección pacífica que se está viviendo en las plazas del país.
Hace no muchas semanas presenciábamos cómo un movimiento pacífico se reunía a la entrada de los Goya contra la Ley Sinde...

Durante años he participado en la insurrección pacífica que hemos venido realizando los jóvenes investigadores contra la precariedad laboral. He visto o apoyado directamente otros múltiples movimientos que tras la indignación han evolucionado al compromiso por el cambio, no me resulta ninguna sorpresa que de todos esos pequeños movimientos surga un amalgamiento de incredulidad e indignación frente a los poderes establecidos que se sitúan cada día más lejanos a la realidad social.
Algunas de las respuestas que se dan en las asambleas de este nuevo movimiento pueden parecer ciertamente naïf, otras quizás sean demasiado ambiciosas y otras directamente irrealizables, pero también en su tiempo el voto de la mujer o la creación de los sindicatos parecían locuras sin sentido.
Nadie puede predecir en lo que desembocará este movimiento, mientras tanto me parece de lo más sano indignarse y comprometerse.

PD: Vinculo las variadas opiniones de Dans, Felipe , Pseudopodo, Vidal, Pedro, Rull o Varsavsky.