jueves, 30 de agosto de 2007

Un cuento de penurias


Imaginemos un día soleado y a una graduada que empieza a colaborar en algún Departamento, recién terminada la licenciatura y toda ilusión. Se llama Letizia, sí con z, siempre le gustó la temática que estudiaba ese Dpto, decide probar. Colabora unos meses sin remuneración (después de todo es su vocación, ¿qué mas da el dinero?) realizando tareas investigadoras, pasa el año y decide que quiere ser investigadora, de las de tomo y lomo. Se pone con los cursos de doctorado (en realidad aprende más bien poco y los considera más un trámite que otra cosa, sabe que nunca se los valorarán en el mundo de la empresa) a la vez que sigue colaborando en su Dpto con horarios intempestivos (es su vocación). Recibe una pequeña ayudita de estudios que le viene muy bien dado que habiendo venido de Lanzarote venía necesitando la ayuda económica de sus padres (no muy desahogados) además de trabajar poniendo copas en un pub de moda. Su tutor siempre ha sido muy simpático con ella, a veces quizás demasiado, a diario con un piropo y una bromita en la boca, bueno...mientras pone copas en el pub son infinitamente más pesados, ¿qué le va a sorprender?...Después de dos años trabajando (sin sueldo)recibe la gran noticia, le conceden una ayuda predoctoral y va a recibir un sueldo, eso sí, los dos primeros años son de beca -Total, todo el mundo empieza de becario- se dice a sí misma (sí, in Spain sí, en otros países no). Al año de "disfrutar" de la beca está un poco deprimida, las cosas no le han salido lo bien que esperaba, su "jefe" le ha apartado de una publicación, no había dinero para congresos, demasiados fines de semana currando... se siente cada vez más incomoda con el cerdo de su jefe (sí,desde hace meses en su mente el director de su trabajo de tesis tiene hocico), decide aguantar (es su vocación) y marcarse un hito, sacarse por lo menos el Diploma de Estudios Avanzados. Tras tres años de trabajo sin contrato en el laboratorio se presenta al DEA y saca un Sobresaliente cum laude (como todos, es rutinario). Como su relación con su "jefe" se ha enrarecido ( a menudo no le hace caso y en otras le organiza sesiones de trabajo maratonianas, le ha llamado "florero inútil" un par de veces) decide colgar su Curriculum en Infojobs. Se da cuenta que el trabajo que ha hecho durante estos años no se valora en la empresa privada cuando sólo le salen trabajos de teleoperadora, se apercibe que ni siquiera saben lo que es un DEA y que el trabajo más cercano a su campo que existe en las ofertas no es un trabajo, es una beca miserable. Decide aguantar a su jefe, en breve plazo su beca se transformará en contrato, un día el graciosillo del jefe le da un azote en el culo. Se acabó el doctorado, Letizia ya no aguanta más.Fin.

Ni media risa porque ahora viene la cucharada de realidad. El cuento es inventado pero no falta a la verdad, el período de doctorado en ocasiones supone la ruptura con muchas ilusiones, como ejemplo dos cartas de dos doctorandas recibidas en estas dos últimas semanas :

"Hola Roke,


soy xxxxxx, una doctoranda de la UAM. Te escribo porque no sé a
quién dirigirme ni qué hacer. Te cuento mi problema por si me pudieras
aconsejar. Este curso he estado intentando hacer el proyecto para el
DEA. La verdad es que he trabajado muchísimo en ello, pero no he
conseguido terminarlo. La razón: tengo un tutor que no me corrige
nada de lo que escribo. Ya me costó muchísimo que me corrigiera los
análisis que hice, pero desde que comencé a escribir el proyecto, de
63 páginas que llevo escritas, me ha leído 5. Llevo aguantando todo el
curso, y aunque me había propuesto terminar este verano con el
proyecto, me es imposible porque no hay nada corregido. Además hasta
me ha mentido en cuestiones teóricas, lo cual me ha causado un
tremendo desajuste en el trabajo. No sé qué se puede hacer. No es
justo invertir tiempo y dinero en unos créditos que voy a tener que
repetir sólo porque alguien no hace su trabajo. Lo cierto es que estoy
muy desilusionada y además estoy perdiendo las ganas de continuar con
el doctorado. Si pudieras darme algún consejo te lo agradecería mucho."

Aquí va otra:

"Buenos dias,

mi nombre es xxxxxxx, me gustaria haceros un breve resumen de cual es mi situacion y de porque os estoy pidiendo vuestra ayuda:

Hace xx años (200x) consegui una beca FPi, y el director de este proyecto me pidio que me fuera a xxxxx (xxxxx), para pasar alli tres meses (Septiembre 2005-Diciembre) y aprender alli una serie de tecnicas, asi que decidi irme, todo ello sin ningun permiso de Ministerio ya que las estancias se pedian a partir del año siguiente.

LLegado Diciembre, el me pidio de nuevo que me quedara alli alli otros seis meses porque pediriamos la estancia al Ministerio, me la otrogaron y me quede alli de Enero a Julio, todo ello con la promesa que a partir de Agosto yo trabajaria en España, en el xxx mas concretamente , pero de nuevo y esta vez ya con amenazas (no vas a publicar, no te voy a firmar el DEA, cancelo tu beca.....)me pidio que me tenia que quedar alli hasta Dicimbre,la escusa que el me ponia es que yo no podia trabajar en Madrid porque alli yo teniamos espacio en el animalario y tampoco ratones con los que trabajar, ni un supervisor, el me habia engañado diciendo que el estaba transfirnedo los ratones en España para que yo a partir de Agosto pudiera trabajar en Madrid pero todo era mentira.

Asi he pasado casi dos años alli (Setiembre 2005-Agosto 2007), a base de mentiras y maltrato psiclogico, y lo peor de todo es que este señor le daba mas importancia a mi vida personal que a mi vida profesional, haciendomelo pasar alli dos años en los que estuve muy mal, porque su maximo interes era yo mas que el proyecto,
hasta el punto que entre en una depresion y estuve casi un mes de baja y me dijo que si no volvia a trabajar escribiria un informe negativo al Ministerio sobre mi.

El en E.E.U.U. tiene antecedentes de acoso sexual de otra persona con la que estuvo trabajando. Yo decidi renunciar a la beca porque el estado fisico y psicologico en el que me encontraba me obligaron a ello.

Os pido vuestra ayuda por dos razones:

-La primere es que este señor disfruta de un xxxxx xxxxxx y el tiempo que el ha estado disfrutando de dicho contarto lo ha psado en Estados Unidos, cobrando de otro sueldo de alli, me parece injusto que haya gente matandose por conseguir este tipo de contratos este señor haya disfrutado de el teniendo ademas otro contrato en el Centro en el que trabajabamos.

-Porque yo he estado trabajndo durante dos años muy duro para poder hacer un Doctorado, solo disfrutando durante este periodo una vez del dinero que otorga el Ministerio para estancias, porque he estado trabajando
con una persona que me no se merece disfrutar de un Proyecto de Ministerio y que me ha tenido trabajando para el a base de amenazas y maltrato psicologico, que su unico interes era mi persona mas que el proyecto y que me obligo a renunciar a una beca por negarme a estar mas tiempo alli y por negarme a sus proposiciones. Ademas debo añadir que me agredio fisicamente poniendome contra una pared cuando le comunique que habia decidido abandonar el proyecto.

Por ello os pido vuestra ayuda, porque no quiero que alguien como este señor salga impugne de lo que ha hecho.

Por favor decirme que puedo hacer para recuperar mi doctorado.

Muchas gracias."


Bien, así de crudo y así de claro.
Me gustaría decir que es algo anecdótico, pero faltaría a la verdad (he recibido más cartas), me gustaría decir que son pocos los casos, pero me consta que hay muchos más de los que, como representante de jóvenes investigadores en Consejo de Gobierno, me llego a enterar.
En mi opinión estas situaciones son culpa de una excesiva y obligada dependencia del Director de la Tesis, sobre todo durante períodos profundamente indefensos como el de beca , así como de la ausencia de protección y de procedimientos de actuación claros.
Solicitamos (como tantas y tantas otras ninguneadas) en su día al equipo de Gobierno de la UAM que se generase un protocolo de actuación en caso de desavenencias graves Tutor/doctorando, así como la inclusión específica en el Protocolo de riesgos Psicosociales. A la primera propuesta hubo negativa por parte de diversos Vicelectores, a la segunda respuestas inconcretas.
Alguien se podría preguntar la razón por la que no salen a la luz aquellos (los pocos) que dan el primer paso de escribir, la razón que percibo es que cuando les insto a ponerse en contacto con el Rector o la Defensora de la UAM les sobrepasa la idea, ni siquiera con apoyo presencial, muchos se cambian de Dpto/Universidad, muchos otros abandonan el doctorado.
La coyuntura de un doctorado inútil laboralmente y una indefensión jurídica e institucional origina estas situaciones. ¿Para qué queremos un doctor? es la pregunta que se hacen las empresas españolas, no existe ninguna percepción de mejoría laboral con la realización del doctorado, más allá de la satisfacción personal originada de la expresión de una vocación y de la consecución de unos hitos personales no hay nada. El doctorado no parece servir para ninguna mejoría económica o laboral. A este hecho se le juntan otros dos de indefensión, por un lado las Universidades parecen ignorar los sucesos dado que enturbian su imagen, por otro si uno está en situación de beca ( a pesar de que en la mayoría de los casos todos sabemos que están trabajando) que se olvide de los derechos del trabajador, vergonzoso pero cierto.
El consejo para afectados, si consideráis que puede beneficiar una mediación presentad un escrito a la Defensora del Universitario. Mi opinión es que en el 95% de los casos no hay mediación posible dada la situación de dependencia, por lo que aconsejo asociarse, dejar escrito solicitando asistencia al Rector en la oficina de registro (otra fantástica facilitación institucional, como es tan fácil dejar entrañas de intimidad en una oficina), además de contactar con vuestro representante.
Si a alguien se le ocurre algo que lo diga, si algún Vicelector de los que nos lee puede ayudar que por favor lo haga, o por decentĭa.
Suerte y ánimo.

4 comentarios:

morena dijo...

Me he quedado tan helada como ese iceberg al leer estos casos, espero que las dos investigadoras xxx encuentren la vía administrativa o penal mediante la cual puedan denunciar su situación...pero me gustaría dar otro testimonio que sirviera para romper una lanza en favor de algunos directores de tesis que realmente constituyen un apoyo para que el duro camino de precariedad e incertidumbre laboral que supone la obtención del doctorado en este país pueda ser una historia menos triste. Existen directores que te valoran y respetan, que te ayudan y animan cuando las cosas no salen bien, que te incluyen en publicaciones, y te envían a congresos y estancias para contribuir en tu formación y que consideran que poder tener un horario flexible y disfrutar de tiempo libre y vacaciones también es positivo para tu desarrollo... quizá sea suerte dar con uno o simplemente estar en el momento adecuado en el sitio adecuado para encontrarlo, pero quizá la ciega vocación o la impaciencia por buscar una salida cuando terminamos la licenciatura nos lleven a entrar en un grupo de investigación unicamente sopesando cuestiones como el atractivo del tema de trabajo o su prestigio sin considerar otros aspectos como el trato que reciben las personas que alli trabajan. Por ello es necesario intentar tener un primer contacto con el grupo antes de involucrarse en él y que estas personas y otras que sufren abusos similares denuncien su caso para evitar que otros futuros cientificos vuelvan a vivir un cuento lleno de penurias...

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

Totalmente de acuerdo con que mejoraría la situación teniendo un conocimiento previo del tutor y con las consabidas denuncias a las que tan renuentes somos. Personalmente conozco demasiados casos de abuso no denunciado como para estar tranquilo. La no denuncia es consecuencia de la extrema dependencia, hay que articular procedimientos que reduzcan la dependencia. Como ejemplo en Suecia crean otra figura académica de amparo que se denomina Group reference. Hay maneras, pero ni hay visión del problema ni ganas de verlo.

Meteoro dijo...

Lamentablemente incluso una figura externa no garantizaría demasiado. A no ser que realmente no tenga ninguna relación con el grupo investigador. Actualmente existe la figura del Tutor de tesis, pero cuando no es el propio director de tesis es un amigo o conocido. En este caso al Tutor creo que intentará siempre evitar verse involucrado en ningún asunto problemático solo por no tener un enfrentamiento con el director en cuestión. Al final se ha convertido en una figura absurda que no tiene opción, ni ganas, de hacer nada. Sería necesario que los árbitros en este tipo de litigio no tuvieran que tener ningún reparo en actuar cuando fuese necesario. La verdad es que es una situación dificil de solucionar. Tal vez con una Comisión Interdepartamental o algo así... Pero tendría que tener representantes del colectivo de directores de tesis y del de doctorandos, para minimizar partidismos. Chungo.

Anónimo dijo...

La cruda realidad... Yo ando en un Máster y la diferencia que hay con el doctorado es que los trabajos van orientados a hacer el trabajo de los profesores. O sea, que los haces tú y encima pagas por ello.