miércoles, 26 de septiembre de 2007

Ayudantes en la UAM


Ayer firmé el contrato de Ayudante por quinto año, consecuencia de la reforma de la LOU que permite estar contratado bajo esta figura hasta cinco años, antes cuatro. En el contrato también se explicitaba la reducción de la carga docente a 60 horas, antes en la UAM venía impartiendo 120. Otros dos amigos también se vinieron a firmar, por quinto año uno y renovación por dos el que entraba en su tercero.
En los medios se ha discutido con cierta intensidad las características y las problemáticas de esta figura, también en algún que otro buen blog. Antes el perfil medio era el de un predoctoral que participaba en muchas horas de docencia, resultaba relativamente común tirarte de dos a tres meses implicado muy intensamente en docencia, y había Universidades en las que llegaban a impartir 210 horas.
En la actualidad al haberse reducido la carga docente a la asumible por predoctorales amparados por el estatuto del Real Decreto 63/2006 cabe preguntarse por las diferencias entre predoctorales remunerados decentemente. En el caso de los ubicados en la Comunidad de Madrid podríamos simplificar con ayudantes, FPI, FPU e Investigadores de Apoyo de la CAM (IA). Quizás la diferencia fundamental actual dado que los cuatro tipos pueden dar un máximo de 60 horas de docencia es la vía de entrada, los IA y FPI vienen asociados directamente (en principio) a un proyecto de investigación financiado por el propio organismo, financiación estratégica y dirigida por otra parte. Del otro lado nunca he entendido la simultaneidad de los FPU (Formación de Profesorado Universitario) con los ayudantes (salvo la pasada diferencia de docencia), ahora a igualdad de docencia la simultaneidad me resulta más absurda si cabe. La reducción de la carga docente a ayudantes (enmienda aprobada de forma muy curiosa) hizo que muchos Vicerectores de Profesorado se echaran las manos a la cabeza, dado que el coste de cada hora de docencia con respecto al sueldo pasó de ser un dulce caramelo a aocnvertirse en un severo dolor de cabeza, algunos incluso postularon la extinción de facto de la figura. Posteriormente para echar más leña al fuego (o quizás siguiendo una estrategia) el Secretario de Estado Quintanilla calificó la obtención de plazas de ayudante de gorroneo porque sólo había competencia a nivel local. Si bien en la UAM personalmente no percibo esa situación (será porque quiere venir todo Cristo, o que los que las obtuvieron ya habían competido y tenido éxito en otras convocatorias) si lo dice un señor Secretario de Estado algún fondo de verdad debe tener, digo yo, aunque no he encontrado ningún análisis ni informe que respalde la frasecita de marras. Tras esta perla nos viene a solucionar el supuesto problema anunciando "subvencionar a las universidades que garanticen unos criterios de calidad claros a la hora de contratar a un profesor ayudante", con lo que consigue matar dos pajaros de un tiro, por un lado soluciona la duda que él mismo ha creado al tildar de malas prácticas en el procedimiento de los concursos de ayudantes, por otro lado con la subvención rescata una figura que parecía condenada a la extinción. Que todo sea para bien.
Mi opinión es que el doctorado debería ser homogéneo con una única figura, remunerado y con vinculación contractual, amparado en un proyecto de investigación que cubra los costes de la investigación. La procedencia del dinero para cada contrato podría bien ser múltiple y compartido.
En lo tocante a los augurios que indicaban la desaparición de la figura de ayudante, en la UAM no han ocurrido, vistas las renovaciones y nuevas adjudicaciones. De hecho en las Juntas de Facultad de la Universidad se siguen solicitando sin rubor ayudantes,a día de hoy. La Carrera docente/investigadora en la UAM no acaba de quedarme clara, habrá que ir siguiendo el camino de los hechos consumados o seguirá siendo como dijo un viejo almirante y primer ministro en otro contexto "una adivinanza envuelta en un misterio dentro de un enigma".
ACTUALIZADO 1-oCT-2007 Interesante carta de un ayudante en la UAB publicada en el periódico de Cataluña.

6 comentarios:

Topo Universitario dijo...

Pregunta personal: ¿estabas acreditado? O, dicho de otro modo, ¿la UAM ha mantenido contigo su política laboral habitual, no promocionar a nadie salvo que ello implique dejarlo en la calle?

Topo Universitario dijo...

Por cierto, sí, parece que me colé. Auguraba la extinción de los Ayudantes y, sin embargo, parece que la figura aguanta. Lo que no entiendo es cómo, con lo cara que sale.

Felipe dijo...

Topo, no hay acreditación para la figura de Ayudante, sino para la de Ayudante Doctor.
Excelente entrada (como las demás), y coincido totalmente con ella. Cuántos problemas nos evitaríamos (y sufrimiento personal) si se considerase a todos los predoctorales/investigadores en fase inicial como una sóla figura, sin importar de dónde venga su sueldo.

Topo Universitario dijo...

Claro que no hay acreditación, pero sí que la hay para promocionar. De ahí mi pregunta: ¿te podían haber promocionado y no lo han hecho?

No entiendo por qué tiene que haber una sola figura, la verdad. Que haya una sola figura si dentro de ella puede variarse el sueldo. Pero como no es posible, que la variabilidad venga por la diversidad de becas o contratos. Si uno es la leche, ¿tiene que tener el mismo sueldo que tienen los de Ayudas de Tercer Ciclo de la UAM?

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

Topo, no me puedo acreditar a ayudante-doctor todavía, ando remoloneando con la tesis, en parte debido a otras actividades. De un conteo que hice el 75% de los ayudantes no se habían acreditado todavía, pero yo creo que más que nada porque apuran al último momento. De los tres amigotes que fuimos sí que te puedo decir que ninguno estaba acreditado en ese momento.
Sabes bien que pienso como tú en cuanto a la desaparición de la figura de ayudante, ahora sólo dudo como consecuencia del supuesto bonus que va a otorgar Quintanilla.
Lo del sueldo y una única figura, si te digo la verdad la primera vez que escribí la entrada incluía un parrafo de diferencias salariales en función de méritos, pero sobre una única figura, luego decidí quitar el parrafo porque rompía el ritmo. El ejemplo que ponía era el de mi amigo (y compañero de grupo de investigación) Dani, ha publicado un par de buenos trabajos este año y le han invitado a dar un par de charlas, a mi entender y valorando exclusivamente méritos investigadores debería cobrar más que yo.

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

En cuanto a lo de las ayudas de tercer ciclo (ahora las llaman de posgrado) me tocas la fibra sensible. Partiendo de que creo en una unica figura con sueldo base (y flexicurity) proveniente de fuentes de financiación diversas, no me queda más remedio que convivir con las ayudas estas, que se van racionalizando aunque a un ritmo exageramente lento. Antes originaban exclusividad, conseguimos que lo cambiaran porque era un contrato de esclavitud y siendo misérrimas en la última convocatoria conseguimos que aumentaran más de un 20%, para alcanzar un total caca de 400 euros.
Lo que se necesita es una figura única, para que no mangonee cada universidad como le de la gana, sobre la que crecer,¿sueldos distintos? Sí, sobre méritos mesurables.