miércoles, 26 de septiembre de 2007

Utilizada y deportada, M.


Lo de siempre, injusticia, que no se nos pegue ni se normalice...por favor...
Se nos envía la carta en relación a alguno de estos comentarios que tanta sangre han hecho.
Quizás también sirve para escenificar parte de la vivencia de V. en un país extranjero y con una situación de dependencia, quizás también sirve para refrendar la injusticia vivida por B. y el abuso laboral al que se vió sometida, quizás también sirve para demostrar que no es algo anecdótico y que hay que encontrarle solución, que hay que erradicar la dependencia y la precariedad en la investigación, que hay que empezar por la base.

La llamaremos M:


"Querido Roke,
te escribo en relación a las recientes entradas de tu bitácora sobre
acoso y derribo al becario investigador. En una de ellas, hablas del
comité de seguimiento, el "Reference Group" que existe en algunas
universidades. Como he pasado por ello, te lo cuento para ilustrar la
otra cara de la moneda. En mi opinión, de nada sirve si se forma a
instancias del director, que suele designar a ?los suyos? y si fallan
los mecanismos que lo regulan.


Hace muchos, muchísimos años, al terminar la carrera me fui a la
Universidad xxxxx de xxxxx, con una beca del xxx(xxxx) por un
año. Allí un insigne profesor me ofreció la posibilidad de trabajar en
su proyecto. Conseguí una beca y, en teoría, trabajaría como ayudante
de investigación. En teoría. Porque ese investigar se convirtió en
organizar congresos, llevar las cuentas del departamento, labores de
secretaria, preparar clases, regarle las plantas del despacho, y robar
horas al sueño para mi tesis. Cuando dije basta y me planté, me colgó
la tesis. Sin convocar al comité, de cuya aquiescencia estaba seguro.
Si no, no los habría propuesto para su comité. Pero vamos, que ni se
molestó en respetar el reglamento. Y nadie dijo nada. En privado sí,
me daban la razón. Sólo en privado.


Que te cuelguen la tesis en un país no comunitario, donde tienes
visado de estudiante, significa que no tienes permiso de trabajo ni de
residencia. Significa depatriación. Y eso, lo sé yo que lo he pasado,
es muy duro, tanto o más que el abandono de una carrera brillante y
vocacional, por haber seguido un camino erróneo, engañada por falsas
promesas.


De eso hace ya unos años. Ahora me he vuelto a matricular en
doctorado, intento empezar de cero, con otra orientación, trabajando y
precaria, porque la vocación no se mata por mucho que te pisoteen.
Sobre todo cuando una no ha perdido la dignidad y ha elegido
enfrentarse.


Un cordial saludo y mil gracias por el esfuerzo que dedicas a tu
magnífico blog. Tienes mi permiso para reproducir esto si así lo
juzgaras conveniente, sólo te pido que, en tal caso, omitas por favor
mis datos personales. Para algunos, el hecho de que mi antiguo
director me colgara la tesis, presupone alguna falla en mi formación,
mi capacidad de trabajo, alguna merma en algo. Encima. Vale."