jueves, 1 de mayo de 2008

El precipicio joven...



Éste es el comentario que uno no quisiera hacer, el comentario que te deja mirando apesadumbrado por la ventana, el comentario en el que coges aire, frunces los labios y respiras con fuerza.

El 6 de Septiembre de 2004 fallecía accidentalmente en Zaragoza un investigador de 23 años que trabajaba como becario de la Universidad, se quedó encerrado en la cámara frigorífica. En el Palacio del Congreso de los Diputados el Diputado Ángel Perez Martínez hizo las siguientes preguntas:

"Cuando fallece un licenciado, investigador, que tiene una relación contractual en forma de "beca" presumiblemente en accidente desarrollando su actividad o en itinere ¿será contabilizada y registrada en la Estadística de Accidentes Laborales que periódicamente publica la Administración o lo será en otro registro o estadística? ¿El Gobierno considera que es correcta esa diferencia, caso de que exista?

¿Considera el Gobierno adecuadas las diferencias, en lo que respecta a indemnizaciones o pensiones, del fallecimiento de un "becario" desarrollando una actividad laboral y el de un trabajador por cuenta ajena?

¿Considera el Gobierno adecuada la actual situación de precariedad de los investigadores por la persistencia en rechazar la regulación de su actividad como una relación con contrato laboral y cobertura integra de Seguridad Social, incluyendo prestaciones e indemnización por accidente, desempleo y jubilación?

¿El Gobierno considera que mantener la figura del becario y no su erradicación sustituyéndola por contrato laboral, de cualesquiera de las figuras recogidas en el Estatuto de los Trabajadores, posibilita su objetivo de disminuir la precariedad en las Comunidades Autónomas, Universidades, Fundaciones, Centros de Investigación Públicos y empresas privadas?."


Las respuestas es mejor no leerlas, generan bilis.

El 2 de julio de 2005, mientras realizaba tareas de investigación, José Luis Garrido Sánchez, sufría una grave caída desde varios metros de altura, durante días se bebió su orina, tosiendo exhausto, afónico de aullar de dolor con dos piernas rotas en el fondo de un barranco, estaba sin contrato. Estaba realizando tareas de investigación para la Universidad de Santiago, la cual se lavó las manos tras el accidente, ahora está pendiente de juicio. El joven investigador está pendiente de que no le rebanen las dos piernas.

El 11 de Junio de 2007 fallecía por accidente de automóvil en Etiopía la joven investigadora Margarita Burón, de la Universidad Politécnica de Madrid, mientras realizaba un proyecto de silvicultura, trabajaba en un proyecto de recuperación forestal de las tierras altas de Etiopía.

El 8 de Agosto de 2007 la Diputada Montserrat Muñoz cuestionaba a la mesa del Congreso a raíz del accidente sufrido por un joven investigador que se quedó ciego mientras trasladaba productos peligrosos como consecuencia de las negativas del personal de mantenimiento a su transporte.
Sus preguntas fueron:
"Dada su condición de becario, una de las consecuencias de no existir relación laboral cuando se produjo el accidente -a pesar de estar realizando actividades de carácter laboral- es que el suceso no es considerado accidente laboral y tampoco se accede a las prestaciones del sistema de la Seguridad Social, en particular, al reconocimiento de incapacidad permanente en cualquiera de sus grados.

La opinión extendida entre especialistas del derecho laboral es que el problema deriva de la propia figura alegal de becario. Lo razonable es que cualquier titulado universitario que ejerza una actividad laboral, incluyendo la investigación, tenga un contrato laboral ajustándose a las modalidades de contratación previstas en la legislación laboral.

¿Puede indicar el Gobierno cuántos accidentes, incluyendo los denominados in itinere, han sufrido becarios de investigación en centros públicos en los últimos años?

¿Qué tipo de indemnizaciones o prestaciones han recibido los becarios de investigación en centros públicos que han sufrido accidentes en los últimos años?

¿Piensa el Gobierno modificar el Estatuto del Personal de Investigación en Formación para que existan contratos laborales desde el comienzo de la carrera investigadora?
Con relación a los becarios que no están incluidos en el Estatuto del Personal de Investigación en Formación, ¿existen actuaciones por parte de la inspección laboral para, en su caso, denunciar y corregir el uso irregular de becas en lugar de contratos laborales?"


El 13 de Abril de 2008 se internaba en la selva Pablo Barbadillo, joven investigador de la Universidad Autónoma de Madrid, estaba realizando un proyecto etno-ecológico sobre caimanes. No volveremos a coincidir en la cafetería, no volveremos a caminar por el pasillo.

Todas estas tragedias tienen un punto en común, les ocurrieron a jóvenes investigadores, quizás sea porque los jóvenes investigadores asumen más trabajo de campo o también porque están más expuestos a riesgos laborales, o quizás porque asumen investigaciones más peligrosas que sus mayores. Más allá de las razones el panorama queda oscurecido por una triste realidad, a pesar de los riesgos laborales manifiestos muchos de ellos no tenían el menor amparo o cobertura laboral. En los medios aparecían como estudiantes, como cooperantes o como becarios, nunca como lo que realmente eran...jóvenes investigadores que deberían haber estado contratados y cubiertos por una seguridad laboral y social.
¿Cómo se puede decir que un Titulado Superior que está realizando un proyecto etno-ecológico sobre caimanes entrando solo a la selva es un "estudiante"?
No, señores que legislan o que escriben en los periódicos, Ambientólogo y joven investigador predoctoral, que bajo las recomendaciones europeas debería haber sido un investigador predoctoral contratado.
Basta ya de falsas acepciones y vinculaciones. Basta ya de precarizar al que arriesga su vida. Basta ya de infantilizar al profesional y a la persona. Basta ya de emborronar los recuerdos con falacias.


13 comentarios:

Reithor dijo...

hoy has estado grande.

Espero que no tengamos que esperar a que le pase algo así al hijo de un ministro.

Aurora Gómez dijo...

:(

Anónimo dijo...

Hola Roke:

Pues si, la verdad es que si por ahorrarnos unos duros a nivel ministerial se tienen que montar una campaña activa para disminuir la dignidad laboral de esta gente joven que esta dispuesta a arriesgar su vida por su compromiso a una carrera especifica que requiere mucho sacrificio y tenacidad, y un alto nivel tecnico, entonces estamos llegando a unos niveles de liderazgo politico realmente pateticos. Sencillamente les deberia de dar verguenza. A mi me esta dando verguenza ajena.

Ana

eulez dijo...

No hay razones mejores que estas para eliminar las becas de una vez...

Anónimo dijo...

http://meneame.net/story/precipicio-joven-investigadores-riesgos-laborales

Doctorando dijo...

No puedo estar más de acuerdo. Muy buen post.

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

Me consta que la Federación de Jóvenes Investigadores está preparando un comunicado de prensa al respecto...
A ver si alguien coge el toro por los cuernos de una vez...

Anónimo dijo...

Es doloroso conocer la noticia de la muerte de un doctorando en el ejercicio de su actividad investigadora.

Mas aun, el pensar que este accidente laboral ha ocurrido a una persona que no tenia contrato.

Aunque esto pueda no siginificar nada, su muerte no computara en las estadisticas de seguridad laboral.

Para que sirve esto, pensara alguno.
Pues para lo que generalmente sirven las estadisticas: prevenir y evitar que sucedan cosas similares.
Los repres PIF-UAM deben ser duros e escrupulosos al interesarse por esclarecer si Pablo contaba con toda la cobertura de accidentes posible para realizar su viaje, y sobre todo por que esta resulto insuficiente. Estamos hablando de vidas. Estamos hablando de gente que curra sin contrato, por mucho disfraz de formacion con el que algunos distinguidos representantes traten de justificar circunstancias desgraciadas como esta.
FJ Teran

inakivk dijo...

Hola Roke, soy Iñaki, quizas te acuerdes de mi, amigo de Pablo y te agradezco mucho la importancia que le has dado a la noticia; estoy totalmente de acuerdo contigo. A mi me dieron ganas de escribir alguna carta a los periodicos al respecto.
Mantenos informados si la federacion de investigadoras publica algun comunicado. Saludos.

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

Mal reencuentro tocayo, ya sabes que tengo buena memoria...;/
Aquí va el comunicado de prensa que ha enviado a todos los medios la Federación de Jóvenes Investigadores, es bastante general, no concreta demasiado la situación de Pablo...pero se entiende...

"www.precarios.org
MUERE OTRO JOVEN INVESTIGADOR SIN CONTRATO

Pablo Barbadillo Maestre hallado muerto en la selva de Perú

Desde la Federación de Jóvenes Investigadores-Precarios (FJI-Precarios) lamentamos profundamente la muerte de Pablo Barbadillo Maestre, de 23 años, acaecida mientras realizaba una estancia de investigación en la selva peruana para el desarrollo de un proyecto etno-ecológico sobre caimanes enmarcado en el tema de su tesis doctoral.

Distintos medios de comunicación e instituciones se han referido a Pablo Barbadillo Maestre como "estudiante"; consideramos especialmente injusta esa etiqueta porque acarrea, para tantos y tantos investigadores, la exclusión de los protocolos de evaluación de riesgos, de acceso a medidas de seguridad básicas para cualquier trabajador, de formación en prevención de riesgos laborales, de una cobertura completa en caso de accidente, de reconocimiento de las indemnizaciones y pensiones que tendría cualquier trabajador en caso de accidente, etc.

Desde la FJI-Precarios mostramos nuestra más profunda preocupación por los accidentes laborales —que resultan en muerte o discapacidad— sufridos en los últimos años por investigadores predoctorales sin contrato y, por tanto, sin garantías de una adecuada protección laboral y social. La FJI-Precarios procederá a realizar preguntas al Rector de la Universidad Autónoma de Madrid sobre las condiciones de protección con las que contaba Pablo Barbadillo Maestre durante su estancia en la selva peruana, y si había recibido formación para la prevención de los riesgos que entrañaba su actividad investigadora.

Exigimos que todo el personal de investigación esté amparado por la legislación laboral e incluido en los programas de prevención de riesgos laborales de sus centros de acogida. Criticamos la relajación de las medidas de seguridad laboral del personal de investigación, origen de muchos accidentes laborales ocurridos a "becarios", el no cómputo de éstos en las estadísticas de seguridad laboral y la ambigüedad legal que en esta materia presenta la normativa aplicable (1).

Por ello, requerimos la erradicación de esta mala praxis de mantener becas en lugar de contratos laborales como fórmula para remunerar actividades productivas como la generación de conocimiento; que se aplique la ley de prevención de riesgos laborales a todo el personal de las universidades y de centros de investigación y se eviten, en la medida de lo posible, accidentes como los de Pablo Barbadillo Maestre.
(1)-http://www.boe.es/boe/dias/2006/02/03/pdfs/A04178-04182.pdf

Para más información:

- Jose Die (Presidente FJI-Precarios): presidencia@precarios.org –

- Cecilia Galindo (Vicepresidenta FJI-Precarios): vicepresidencia@precarios.org

- Bego Camblor (Portavoz FJI-Precarios): medios@precarios.org –

- Salomón Aguado (Precarios-Madrid): salomon.aguado@gmail.com –"

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

In memoriam de Pablo desde Jaén sobre riesgos laborales,
http://www.slideshare.net/roke/2008-riesgos-laborales-epif-400347/
aunque muchos de los casos discretos ni siquiera entraban en el Estatuto del Personal Investigador en Formación por lo que no podían acogerse a su marco de leyes.

Anónimo dijo...

Soy Carlos, compañero de trabajo de Margarita Burón; su profesionalidad y compañerismo para mi son un legado del que tomo ejemplo día a día. He leido tu blog entre la emoción y la rabia; totalmente de acuerdo contigo. Legisladores y políticos (rectores incluidos)son responsables de esta situación precaria en la que se encuentran tantos jóvenes profesionales y por lo tanto, desde mi punto de vista, son delincuentes ya que perpetuan una situación injusta que se cobra vidas: l@s becari@s y precari@s en muchas ocasiones no tienen formación en riesgos laborales, ni equipos de protección (a menos que se los pague ell@s), ni cobertura por accidente, ni contrato que les ampare, etc...y esta situación favorece situaciones dramáticas. Basta ya.

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

Bienvenido Carlos, desgraciadamente solo nos queda alzar la voz y hacer lo posible porque la situación cambie, concienciarnos de la situación y concienciar a nuestro alrededor...simplemente no es justo, y las injusticias hay que lucharlas..