jueves, 17 de julio de 2008

Hábitos 2.0 en Ciencia

Últimamente me da la impresión de ser partícipe en cambios culturales asociados a aplicaciones de Internet, algunos también con posible o íntima relación con la ciencia. Este hecho no se limita en absoluto a la posibilidad de la transformación de los científicos en bloggers, va mucho más allá.
En la rutina diaria muchos de los artículos que leo han sido publicados en PLoS, uno de los paradigmas del acceso abierto y con umbrales medios-altos de calidad, modelo de negocio editorial que parecía haberse abierto camino exitoso con BiomedCentral pero que no ha tenido todo el éxito económico esperado tal y como nos comenta el amigo Juan Freire. Aún así, muchos apostamos por una edición y una publicación en abierto, ejemplificada también por el proyecto ScientificCommons. Por otro lado parece que las Universidades empiezan a ponerse las pilas, aunque trecho les falta. Los formatos de propiedad intelectual tampoco han sido ajenos a éstas dinámicas aperturistas, y donde antes hablábamos de derechos de la propiedad intelectual blindados ahora hablamos de Creative Commons y "Science Commons".
Hace no mucho se ponían 50 millones de dolares sobre la mesa para el proyecto iPlant, con el objetivo de establecer un modelo abierto de colaboración mediante herramientas computacionales que aglomere y catalice la interacción entre los especilistas en biología vegetal. Un auténtico ciberobjetivo con dinero contante y sonante.
La comunicación social científica ya no se limita a los congresos y a los contactos epistolares, encontramos una especie de Youtube científico en SciVee donde podemos deleitarnos con descubrimientos científicos narrados por sus autores, o podemos relacionarnos mediante el "Facebook científico" y de nombre afortunado SciLink, con científicos de talla internacional de por medio.
En fase de prueba encontramos una red de investigación con atributos heredados de EndNote, una especie de mezcla de red social y aplicación bibliográfica, se llama Mendeley.

Aplicaciones como SlideShare nos recuerdan (escuchando a AJ Cann) que lo que se aplica a la educación se puede aplicar a la ciencia,





Lo último que he descubierto (vía Pseudopodo) es una aplicación llamada Wordle, que sitúo como primigenia de alguna otra que nos genere mapas conceptuales válidos respecto a artículos, informes y otros documentos. Wordle crea una nube de etiquetas del escrito facilitado.

Haciendo la prueba sobre mi Tesis obtuve el siguiente resultado...




...resultado bastante satisfactorio conceptualmente hablando si se excluyen algunos gazapos.
Similar buen resultado se obtuvo del análisis de un artículo de opinión,



o de un artículo científico (de acceso abierto, claro),



La cultura está cambiando, nuevos modelos y herramientas de trabajo se abren camino, pregúntate si acompañas el cambio o si poco a poco te estás convirtiendo en el catedrático que no sabe adjuntar un archivo en sus e-mails.

9 comentarios:

jose dijo...

La verdad es que el modelo de journal, que es un modelo cerrado y en el que mandas un artículo y se publica al cabo de dos años, tiene que ser replanteado para que se adecúe a nuestro tiempo. Ahora hay muchas conferencias de calidad y que dejan los artículos en abierto, quizás valdría la pena que tuviesen índice de impacto. En cualquier caso, parece que hay una necesidad de cambio. Pero el cambio así de repente hay que hacerlo con cuidado. El modelo científico actual, al menos, asegura cierta calidad mediante el peer review, y eso habría que mantenerlo.

kota dijo...

Tangencialmente relacionado:
Has probado la extensión de firefox zotero? Para manejar referencias creo que es de lo mejor (exporta a Bibtex y otros formatos).
Fin del offtopic :-)

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

Jose, en mi faceta adivinador de pacotilla vaticino que en un futuro no muy lejano será Google quien nos generará un índice de impacto a los documentos científicos (charlas, posters, artículos...todo) que estén colgados de alguna manera en la web...
Gracias por el apunte kota, le echaré un vistazo en el asusEEE.

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

Casualidades de la vida, Carl Zimmer acaba de aplicar Wordle a su último libro...y han hecho un recopilatorio Web2.0 en el área de Microbiología...

Reithor dijo...

para mí está clarísima la relación entre investigación y evolución de los métodos. La investigación exploratoria siempre va hacia conseguir las cosas nuevas que se desconocen. Hace 50 años la microscopia electrónica revolucionó el panorama científico, hace 100 la física cuántica... siempre están relacionados los avances con nuevas herramientas. Así que toca adaptarse y ser puntero. Siempre. El conservadurismo en este sentido, lo único que va a generar son dificultades. Claro, que siempre aparece quien sale beneficiado de ello, quien tiene la sartén por el mango.

Anónimo dijo...

Roke, la filosofía web 2.0 por ahora es para altruistas y gente q tiene un determinado nivel y posición científica (por lo general). Un buen ejemplo son los blogs de Madridmasd. Hay muy buenos ejemplos. Pero dudo que la ANECA o los organismos de acreditación tomen en cuenta si publicas artículos en blogs o webs en conocimiento en abierto. Hay falta de confianza. Sería interesante establecer índices de calidad científica para la web 2.0 y así los organismos sabios de evaluación se molestarían en investigar esta posibilidad... o no. jaja

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

Estimado en Cristo Anónimo, la Web2.0 es para quien la quiera asumir, personalmente no veo la necesidad de tener posición o nivel, muchos de los mejores blogs no son precisamente de académicos. Uno de los mejores ejemplos de los que sí lo son es el de Juan Freire, prácticamente cada entrada que hace resulta en un informe versado de calidad referenciable.
En Madridmasd hay algún blog destacado que sigo, pero hay un gran número que son forzados y no los veo con verdadero valor añadido. De hecho, dentro de mis carpetas de sindicación (RSS)de ciencia y de microbiología sólo hay uno perteneciente a Madri+d. Creo que llevan bastante mejor el notiweb, la hemeroteca y algunas otras cosas que el tema de los blogs...

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

No paran de surgir nuevos contenidos 2.0, por un lado lo que denominan biowiki (con muy poco acierto), por otro knol, la wikipedia profesionalizada de Google.
Continuará...

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

Otro trío de referencias web para quien esté interesado en estos temas:
Por un lado un directorio que indexa los open journal, el DOAJ.
Por otro dos redes de referencias bibliográficas con cierta red social:
CiteUlike y Connotea