martes, 5 de enero de 2010

Optimismo para el nuevo año

El año pasado lo terminé en cama con un gripazo de espanto, que es tal y como he comenzado el nuevo año, y las noticias que nos rodean tampoco es que sean halagüeñas:

- En Nueva York hablan de nuestra precariedad laboral juvenil mientras los mayores se blindan en sus trincheras sindicales esperando el maná de unas pensiones pagadas con la precariedad del baby-boom. Mala verbena les toca bailar a los representantes de la sección de juventud de los sindicatos, como he conocido a algunos a nivel nacional sólo me queda animarles a que hagan lo imposible, convencer a sus mayores de que no puede ser unas generaciones a costa de las otras.

- En Londres comentan la permanente sobrevaloración del metro cuadrado español que tan de cabeza trae a algunos amigos que se compraron la casa en el pico más tonto de la historia/histeria nacional.

- Pero lo que a mi más me interesa actualmente, y con lo que me voy a extender, es lo que ocurre en Copenhague, porque es la noticia reciente con la que he tenido tertulia últimamente, hablo de la detención incomunicado del director de Greenpeace España por soltar tras una de las cumbres más caras y más inútiles de la historia que "los políticos hablan, los líderes actúan". Ha sido mi tertulia más entretenida porque resulta que la madre de Juantxo es vecina de los padres de una amiga, mientras que otra amiga es compañera de trabajo y miembro del gabinete de crisis de Greenpeace. La madre está enfadada con su hijo Juantxo, que si ya no tiene edad para esos alardes, que si con hijos de por medio debería pensar en otras cosas, que si tal que si cual de madre preocupada. Del gabinete de crisis me he enterado que el ministro de justicia danés no le coge con mucho cariño el teléfono al nuestro (creo que si puede simplemente no se lo coge)y que la policía danesa no sabe ni por dónde acusar a un tío que tienen encerrado cual terrorista de Al Queda, es más, al parecer comparte edificio y situación con algún terrorista que otro. No saben si acusarle por usurpación de identidad (en la acreditación que llevaba ponía Presidente de Greenpeace), por allanamiento de morada (el palacete al parecer es público al igual que el evento), si por llevar una matrícula falsa (G-007, me descoyunto de la risa) si por vete tú a saber qué, preocupados andan con que destruya pruebas (¿qué pruebas? me pregunto, si fue retransmitido por todo el globo en directo)...En definitiva, en este mundo occcidental nuestro tienen a un tío encerrado por esta "peligrosísima" foto, sonrojante sí, pero como para tener a un tipo encerrado e incomunicado durante semanas no lo veo:



El caso es que Greenpeace está haciendo más socios que nunca según me comentan, la propia detención les está generando una cobertura mediática impresionante, y el propio mensaje fue retransmitido en todos los telediarios del mundo.

¿Dónde queda el optimismo? En que da lo mismo dónde; Nueva York, Londres o Copenhague, las injusticias se denuncian, se hacen públicas y hay gente dispuesta a combatir para resolverlas. No perdamos nunca la combatividad del justo, feliz año, nos vemos en el trayecto.

2 comentarios:

Topo Universitario dijo...

http://www.thoughtineuskadi.com/2009/12/10-documentos-de-2009-para-entender-la-innovacion-en-2010/

Por si te sirve.

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

Muy bueno Topo.