sábado, 17 de mayo de 2008

Los más precarios de los más precarios...

Si os digo que el porcentaje de investigadores/científicos a dedicación completa que no tienen la menor protección social o laboral excede el 10% del total en España...¿qué cuerpo se os queda? Esto no lo digo yo, lo dice el último informe de la FJI.


Esto lo vemos todos aquellos investigadores/docentes que no nos da por girar la cabeza y mirar para otro lado, lo vemos en nuestros pasillos y laboratorios. Esto quiere decir que no entras en los protocolos de riesgos laborales o psicosociales de tu centro, que si mueres muestreando tus hijos no recibirán indemnización, que si tienes un accidente y te quedas ciego realizando un experimento no tendrás el menor amparo, que si te acosan sexualmente en el laboratorio no tendrás cobertura laboral en tu centro, ni a tu salida del mismo.
Esta situación es de mayor penuria si cabe en la fase predoctoral, en la que más del 70% de los Titulados Superiores carecen de derechos laborales plenos.
Eso sí, el abuso y la precariedad manifiestas se reducen tras obtener el doctorado, "mucho nos tememos que la mayor parte de la disminución del porcentaje de precariedad al obtener el título de doctor se deba al abandono de la investigación, la fuga de cerebros..."


Preguntaréis, ¿y estas cosas por qué no se saben? ¿Por qué no son públicas? Son públicas cada vez que un accidente le acaece a un doctorando, sólo tenéis que seguir el largo y triste rastro de la precariedad. Hasta entonces no interesa tener información, pero ¿y las encuestas?¿los sistemas de calidad universitarios?
Eso se acaba con la licenciatura, hasta el momento de licenciarte se realizan encuestas continuas que permiten valorar la situación académica. En el doctorado ni una...no se hace ni una sóla pregunta a los doctorandos, no se les pregunta si tienen financiación, si tienen dedicación completa a la investigación, si su tutor le tutela de una forma adecuada, si le guía, si pone medios...nada, de nada, de nada...Un tutor de tesis cualquiera puede haber agostado las ansias y empeños investigadores de media docena de doctorandos, pero al no existir la menor encuesta ni el menor protocolo de cuestionamiento a los doctorandos que abandonan es una situación imposible de erradicar. ¿Cómo es posible que se sepa de laboratorios en los que sus doctorandos reiteradamente se les ve llorando por los pasillos? ¿de tutores cuyo ratio doctorando/ tesis leída, no exista porque por muchos doctorandos que haya tutelado no ha llevado a buen fín ninguno? ¿cómo es posible que haya encuestas de inserción laboral para licenciados y no las haya para doctores?
En definitiva ¿cómo es posible que un doctorando se desvincule de la Universidad y no se le cuestione por el desempeño que ha tenido su tutor y las vivencias que ha tenido?
No somos capaces de detectar a los malos tutores de tesis. No tenemos una valoración de los doctorandos que abandonan el doctorado.

Es por esto que durante mi paso por el Consejo de Gobierno solicité que se realizasen encuestas a doctorandos y de inserción laboral a Doctores. Es por esto que ante las numerosas tropelías que habían realizado algunos tutores de tesis con sus doctorandos solicité la revisión de los protocolos de actuación existentes. En concreto en mensaje a la Secretaría General con respecto a un acta en Consejo de Gobierno solicité la siguiente inclusión:
"Don Roke Iñaki Oruezabal Guijarro manifiesta su preocupación ante la recepción de diversas quejas desde el colectivo al que representa relativas a la tutorización ejercida sobre doctorandos, alguna calificada de abusiva y de maltrato. Ruega se valore la idoneidad de la normativa de doctorado existente en cuanto al amparo recibido por los doctorandos, rogando asímismo que ante la próxima adecuación al nuevo marco de ordenación de las enseñanzas universitarias se tengan en cuenta los problemas detectados a la hora de redactar una nueva normativa."

Posibles propuestas concretas que palien la situación reinante serían:

- Creación de sistema de evaluación de tutores por parte de doctorandos, con
la posibilidad de impedir la tutela académica a tutores reincidentes en
malas prácticas. Valoración de la tutela recibida de cada doctorando que abandone el doctorado.
- Sustitución de ayudas-puente de posgrado por contratos-puente de sueldo mínimo
interprofesional, por un año.
- Inclusión de todos los doctorandos en todos los protocolos del servicio médico.
- Inclusión de todos los doctorandos en todos los programas de riesgos laborales y
riesgo psicosocial.
- Creación de una comisión tutelar sobre doctorando y Director de Tesis al
estilo sueco.
- Creación de un protocolo de riesgos sobre muestreos.
- Apoyo desde la UAM a la creación de una figura Nacional de Defensor del
Investigador tal y como establece el charter europeo.
- Apoyo y firma desde la UAM de la Carta Europea del Investigador y su
Código de conducta en la Contratación.

Si os digo la verdad...esto lo escribo porque no quiero volverme a sentir culpable por los accidentes y atropellos sufridos por jóvenes investigadores, el viernes lloré en un funeral, fue alumno mío, un abrazo.

7 comentarios:

Felipe dijo...

En España estamos padecemos el más completo subdesarrollo del doctorado. De las soluciones que propones, me quedo especialmente con la creación de un sistema de seguimiento y la comisión tutelar. Pero esto no será eficaz si seguimos con el sistema de amiguismo y clientelismo español, que es la causa de que nadie haga nada en casos flagrantes y, paralelamente, que casi todos los DEAs se den con sobresaliente y casi todas las defensas de tesis con sobresaliente cum laude, independientemente de su calidad.

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

Conozco tutores simplemente incompetentes, otros acosadores o alcohólicos. ALguien pensó en algún momento que el obtener el doctorado y una plaza otorgaba capacidades de gestión de recursos humanos, nada más lejos de la realidad.Los jóvenes recursos humanos en investigación caen en manos de jefes de una manera absolutamente arbitraria, en el que el tutor no tiene porqué rendir cuentas a nadie...absurdo.
A cada doctorando que abandonase o terminase el doctorado habría que hacerle un cuestionario respecto a la tutela. A una mala valoración el director de departamento debería hablar con el tutor, a dos malas hablar con el vicerector de investigación, a tres malas quedar incapacitado para tutela doctoral durante 5 años. Esto eliminaría la impunidad de los malos tutores, y haría pensárselo dos veces a aquellos tutores medios de la responsabilidad que estaban tomando al tutelar a alguien.
Basta ya de impunidad.

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

Buenas,
al parecer me han colgado este comentario en Meneame que se puede votar aquí para que suba a la portada,también en:
http://meneame.net/story/mas-precarios-precarios-investigacion

Elisa dijo...

En mi departamento se ha aprobado un protocolo de acción en caso de conflicto entre director y doctorando; al principio lo recibí con alegría, como el principo del fin; pero si uno lo analiza se da cuenta que el protocolo no es más que los mismos del departamento tratando con su propia "mierda", de tal forma que no salgan a la luz verdaderas injusticias contra los doctorandos. Todo depende de quién sean los reponsables de una Comisión, todo muy desgraciademante endogámico. Por supuesto este protocolo no ha sido publicitado ni dado a conocer a los doctorandos de dicho departamento, poniendo en evidencia de nuevo, que no es al doctorando al que se quiere ayudar. Para haceros uan idea, a ningún doctorando se le ha preguntado para identificar los problemas, para buscar soluciones conjuntas...nada. Mientras tanto, seguiremos esperando y llorando.

Jose dijo...

Bravo por esta reivindicación. Yo mismo estuve a punto de trabajar de gratis en el CSIC (en el tiempo antes de pedir una beca). Al final, por otras razones, acabé no haciéndolo, pero lo hizo otro. Supongo que, en parte, somos nosotros mismos los que nos tenemos que negar, pero también es cierto que se pueden aplicar políticas más correctas por su parte.

De acuerdísimo en la evaluación de los tutores. Conozco tutores muy buenos, sí, pero precisamente no hay un sistema de calidad que los distinga de los tutores incompetentes. Incompetentes y casos mucho más enrevesados. Por ejemplo, el de las dobles tutorías en las que uno de los dos no hace nada, pero su nombre sí aparece en las publicaciones. También conozco un director de departamento que es el tutor de todos los doctorandos, pero luego delega la tutoría real en otro miembro cuyo nombre no aparece en ningún lado.

Aquí en Cataluña empezaron a hacer inspecciones aleatorias a la gente con becas de la Generalitat, pero fíjate cómo las hacían que precisamente le tocó a este último caso que he mencionado, y el hombre le dijo con toda la cara al inspector “que estas inspecciones no servían de nada” (y no sirvió).

Por la calidad de nuestro sistema de doctorado, por la recompensa de los buenos tutores y de los centros que aplican políticas de contratación correctas: sí a un sistema de evaluación, de los tutores en este caso y de lo que haga falta.

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

Esto es tan simple como establecer criterios de calidad...la calidad implica evaluaciones mutuas entre todos los agentes, así como externalizar la evaluación que evite corporativismos y clientelismos...bien llevado es muy sencillo y muy eficaz...

Aurora Gómez dijo...

Yo si me encontrara en la situación de llegar a ser tutora me encantaría recibir cursos de formación al respecto (igual que los hay de docencia e investigación).